Saltar al contenido

¿Cuáles son las funciones de las feromonas?

¿Cuáles son las funciones de las feromonas?

Las feromonas son compuestos químicos olorosos que un animal produce y emite al exterior. No son hormonas, a pesar de su nombre, sino estructuras químicas orgánicas de bajo peso molecular que se adhieren a determinados receptores de la membrana mucosa de la nariz, el órgano olfativo.

Las feromonas de proximidad y las feromonas de distancia son las dos formas de feromonas. Las feromonas están implicadas en un proceso conocido como bioestimulación, que es la potenciación del comportamiento sexual de un macho o una hembra provocada por la influencia del entorno, la luz, la temperatura y las propias feromonas.

¿Cuáles son las funciones de las feromonas?

Las feromonas son sustancias químicas que se utilizan para inducir o inspirar la actividad sexual entre dos personas, es decir, para que inicien el apareamiento. El órgano vómer-nasal (OVN) capta estas sustancias olorosas, que provocan efectos en el ser humano y en los animales como:

  • Diversas sensaciones o acciones
  • En el receptor, hay respuestas de comportamiento específicas.
  • Las respuestas de desarrollo del receptor
  • Las respuestas reproductivas del receptor

Estas respuestas son fundamentales para la supervivencia de la especie a largo plazo.

El órgano vomero-nasal y las feromonas

Las señales de feromonas son medidas por la glándula vomero-nasal, alojada en una cápsula cartilaginosa dentro de la cavidad nasal (OVN). Este órgano es esencial en el eje hipotálamo-hipófisis-gónada, donde el estímulo es obtenido en principio por el VNO.

A continuación, los nervios vómer-nasales transmiten este impulso al cerebro, donde despierta el núcleo neuronal del mismo y, con él, las sensaciones de placer. Actúa como un semáforo verde para la actividad sexual, y luego actúa como un estímulo para la glándula pituitaria, que luego envía señales endocrinas a las gónadas, estimulándolas.

El órgano vómer-nasal (OVN) está situado dentro de la cavidad nasal y está conectado al hipotálamo a través de terminaciones nerviosas. El hipotálamo es el responsable de regular las emociones, como el miedo, el sexo y una serie de otros factores.

Se cree que el OVN es un intermediario en la quimiorrecepción de las señales de un animal emisor en contacto con un animal receptor.

Las feromonas tienen una función química

Las feromonas son compuestos químicos olorosos que permiten a los animales comunicarse a través del órgano vomero-nasal. Las feromonas sexuales son feromonas que influyen en la actividad sexual. Estas sustancias químicas provocan en el receptor complejas respuestas de comportamiento, desarrollo o reproducción.

En muchos animales, cuando un macho huele la orina o las secreciones vaginales de las hembras, las feromonas son una señal que sólo transmite información a través del OVN, y el organismo receptor se encarga de convertirla en respuestas somáticas. En las especies acíclicas sensoriales, como las cabras y las ovejas, las feromonas masculinas desempeñan un papel importante en la inducción del desarrollo cíclico de los ovarios.

Las feromonas y sus efectos

La asociación de las feromonas con el comportamiento reproductivo implica una amplia gama de comportamientos animales que favorecen la reproducción y la supervivencia de las crías, así como el comportamiento entre los compañeros y los recursos vitales para asegurar el éxito reproductivo y el comportamiento parental de alimentación y protección de las crías, por lo que se divide en tres fases principales del comportamiento reproductivo:

  • Determinación
  • Actividad sexual
  • Conducta parental

Las feromonas desempeñan un papel en cada una de estas tres fases.

Las feromonas desempeñan un papel importante en la fase de detección: el macho detecta las feromonas emitidas por una hembra en celo mediante el olfato y comienza a desarrollar el territorio. El territorio aparece como un mapa de zonas correspondientes a roles de comportamiento específicos, con marcadores olfativos, visuales e incluso auditivos.

l entorno ambiental, el estado emocional y fisiológico del individuo y su grado de socialización influyen en la capacidad de estas zonas para defenderse de las incursiones. Las feromonas, que sirven para comunicarse, son muy significativas en la delimitación de territorios para los animales. Las feromonas alertan a los gatos de que el territorio es reclamado por otra persona.

El cortejo y la fecundación de los ovocitos también intervienen en el proceso de la actividad sexual. Las feromonas funcionan en este caso cuando la hembra es receptora de feromonas y responde siendo receptiva para promover el apareamiento.

En el proceso de actividad parental, las crías de una determinada especie emiten feromonas que señalan a otros animales adultos que aún son demasiado jóvenes para ser sus competidores, como ocurre en la sociedad de los elefantes.