Saltar al contenido

¿Cuáles son los beneficios de las sentadillas?

¿Cuáles son los beneficios de las sentadillas?

Las sentadillas son un movimiento repetitivo que compromete la mayor parte de los músculos de las piernas, la cadera y el tronco.

Se realizan doblando las piernas y poniéndose de pie, levantando el peso del cuerpo o utilizando un peso adicional en el gimnasio.

¿Cuáles son los beneficios de las sentadillas?

Las sentadillas son un movimiento sencillo que se utiliza con diversos fines. Son uno de los llamados ejercicios de fuerza. Son muy utilizadas como parte de las rutinas de calentamiento en una variedad de deportes, así como ejercicios básicos que las personas que no están interesadas en el deporte pueden hacer en casa.

Son adecuados para quienes se inician en la actividad física, ya que acondicionan gradualmente el cuerpo para permitirle realizar entrenamientos más intensos más adelante.

Las sentadillas ayudan a:

  • Calentamiento
  • Es una excelente manera de ponerse en forma
  • Para el atletismo, ganar fuerza e impulso es un método
  • Fortalecimiento específico de la natación
  • Estabilidad de las piernas durante el levantamiento de pesas
  • Tonificación muscular para un estilo de vida saludable
  • Ayuda en la prevención de la osteoporosis
  • Ayuda en la corrección de la postura
  • Aumenta la resistencia física
  • Pérdida de peso
  • Aumenta la masa muscular
  • Ayuda a la versatilidad

Tonifican los músculos

Se encargan de tonificar los músculos de las piernas como:

  • Músculo del Vasto Externo
  • Músculo del Vasto Interno
  • Músculo del recto anterior
  • El recto interno es un músculo de la nuca.
  • Músculo del Sartorio
  • Es un grupo de músculos que se encuentran en los glúteos
  • Músculo del bíceps femoral

Desempeñan un papel en la prevención de la osteoporosis

Las sentadillas, cuando se realizan correctamente y en combinación con una dieta saludable, ayudan a mantener la integridad de los huesos al trabajar los músculos largos de las piernas, así como los músculos que cubren los tejidos de las caderas y la espalda, lo que aumenta la densidad ósea y refuerza la estructura de los huesos. Este beneficio es especialmente beneficioso para las mujeres, que son más susceptibles de padecer osteoporosis debido a la falta de calcio.

Ayudan a corregir la postura

Las sentadillas benefician la postura porque ejercitan no sólo los músculos de las piernas y las caderas, sino también los abdominales y los de la espalda, como los glúteos, que son los responsables de mantenernos erguidos cuando se hace correctamente, con la espalda recta y no encorvada. Cuando se está sentado, los glúteos también ayudan a mantener la espalda recta.

Mejora la resistencia

Las sentadillas son un gran entrenamiento para los atletas (correr, caminar, saltar, etc.), los jugadores de baloncesto y los futbolistas. Fortalecen la mayor parte de la musculatura del cuerpo (piernas, caderas y tronco), aumentando la resistencia del individuo que realiza estos ejercicios de forma regular.

Te ayudarán a perder peso

Las sentadillas son una actividad que requiere mucha energía, por lo que queman calorías que se almacenan en el cuerpo. Como resultado, se utilizan comúnmente en los programas de reducción de grasa corporal.

Desarrollo de la masa muscular

Las sentadillas son un movimiento de desarrollo muscular adecuado para deportes como la halterofilia y el culturismo, ya que aumentan la masa muscular cuando se realizan con determinados pesos. Aumenta la densidad de las fibras musculares, lo que da más estabilidad al individuo que levanta las pesas.

Mejora la flexibilidad

Las sentadillas, cuando se hacen bien, de forma gradual, y con flexiones bien ejecutadas, ayudan al desarrollo de la flexibilidad de las caderas y las piernas. Esto es así si los ejercicios se realizan sin el uso de pesas.

Tipos de sentadillas

Sentadillas simples: No se requiere ningún equipo o implemento; sólo se utiliza el peso del cuerpo.

Sentadillas compuestas: Los movimientos de las piernas son variados o se utilizan resortes como aparato. Con estas variantes se consigue un entrenamiento más matizado que tiene un mayor efecto sobre el músculo, lo que permite tonificarlo de forma más rápida y regular. Al igual que las sentadillas de esfuerzo, las sentadillas compuestas pueden realizarse con las piernas separadas, con los tobillos juntos, con una pierna adelantada, saltando, llegando a la mitad o hasta el final (sin repeticiones, manteniendo una posición).

Sentadillas con peso: Se utilizan pesas o equipos de entrenamiento para aplicar un peso adicional al del cuerpo. En la mayoría de los casos, sólo se realizan sentadillas simples.