Saltar al contenido

¿Cuáles son los beneficios de las vacunas?

¿Cuáles son los beneficios de las vacunas?

Las vacunas son conjuntos de antígenos que han sido procesados químicamente. Se inyectan en el cuerpo, normalmente con una jeringuilla, para provocar la producción de anticuerpos en respuesta a una determinada enfermedad.

La primera vacuna fue creada en 1796 por Edward Jenner, que experimentó con esta técnica para hacer frente al brote causado por la viruela bovina, y resultó ser una cura eficaz para ser utilizada.

Jenner, sin darse cuenta, dio el paso más importante para mejorar y preservar la salud humana. El término “vacuna” deriva del brote de viruela bovina que afectó a las vacas. Estos animales reciben su nombre de la palabra latina “vacca”.

Las vacunas se utilizan por diversas razones

Las vacunas cumplen tres funciones principales que las distinguen como uno de los agentes más eficaces para la preservación de la salud: Se utilizan para:

  • Reforzar el sistema inmunitario
  • Mejorar la calidad de vida
  • Defender a la población

Refuerzo del sistema inmunitario

Las vacunas ayudan al sistema inmunitario a combatir las infecciones por virus, bacterias y otros patógenos. Esto se consigue debilitando o eliminando virus, bacterias y otros microbios. En caso de que se infiltren en el organismo, el sistema inmunitario aprende a identificarlos y a atacarlos.

Como resultado, el organismo será capaz de defenderse de los patógenos. Por eso, aunque se goce de buena salud, es importante vacunarse a una edad temprana y potenciar los efectos de la vacuna a lo largo de la vida.

Contribuyen a una mayor calidad de vida

Las vacunas se han utilizado para aumentar la calidad de vida de la humanidad desde su descubrimiento. En la era moderna, los niños de todas las naciones tienen derecho a recibir vacunas “predeterminadas” que se adaptan a su edad y estado de salud.

Las vacunas que se suministran a los niños también están determinadas por las condiciones y el entorno en el que crecen. Tras un brote que amenazó con convertirse en pandemia hace diez años, la vacuna contra la gripe AH1N1 se impuso como requisito. Los niños y los ancianos son los miembros más frágiles de la sociedad, por lo que hay que neutralizar la infección para estar preparados para afrontarla.

Ayudar a la seguridad de la población

Las vacunas difieren de un país a otro, en función del nivel de seguridad exigido por los sistemas sanitarios. En México, por ejemplo, un recién nacido recibe varias vacunas durante los primeros seis meses de existencia, lo que ha aumentado su tasa de supervivencia.

Estas son las vacunas que se han predeterminado:

  • Vacuna Hepatitis B: Sirve para prevenir la Hepatitis tipo B.
  • Vacuna Poliomielitis Sabin: Sirve para prevenir la poliomielitis, siempre y cuando se inyecte antes de que ocurra un contagio.
  • Vacuna contra Rotavirus: Ayuda a prevenir el rotavirus, causante de diarreas infantiles.
  • Vacuna triple viral SRP y SR: Sirve contra la rubéola, el sarampión y la parotiditis.
  • Vacuna BCG: Sirve para prevenir los contagios por tuberculosis.
  • Vacuna contra neumococo: Ayuda a aumentar las defensas contra el neumococo.
  • Vacuna pentavalente: Sirve contra la tifoidea, la tosferina y el tétanos.
  • Vacuna DPT: al igual que la anterior sirve contra la tifoidea, tosferina y tétanos.
  • Vacuna Td: Sirve como preventiva contra el tétanos y la difteria.
  • Vacuna contra la influenza: fortalece el sistema inmune contra el virus de la influenza AH1N1.
  • Vacuna Tdpa: Sirve como refuerzo contra la difteria, tétanos y tosferina; es utilizada en mujeres embarazadas.
  • Vacuna VPH: ayuda a fortalecer el sistema inmune contra el virus del papiloma humano.

Sólo tres vacunas se anuncian como obligatorias en países como Chile, en Sudamérica:

  • Vacuna de BCG: Contra la tuberculosis
  • Vacuna pentavalente: Contra la tos ferina, tétanos y tifoidea
  • Vacuna polio oral: Para prevenir la poliomielitis. Es el virus debilitado, que se introduce al cuerpo.

Las vacunas no son exclusivas, y se está intentando vacunar más a los niños porque se considera que son más susceptibles a las infecciones. Los adultos, al igual que los bebés, son susceptibles de contraer infecciones, pero han tenido un mayor consumo de vacunas para tratar enfermedades, curarse más rápido o prepararse para una cirugía.

Producción de vacunas

Las vacunas pueden fabricarse de cuatro maneras diferentes antes de ser inyectadas en el cuerpo:

  • Vacunas virulentas
  • Vacunas en posificadas
  • Vacunas de antígenos purificados
  • Vacunas basadas en genes

Vacunas virulentas

Son producidas por el microorganismo patógeno que se intenta erradicar mediante métodos no peligrosos. La mayoría de las vacunas que evitan la propagación de enfermedades transmitidas como la viruela, la gripe AH1N1 y algunos cocos, por ejemplo, se elaboran extruyendo ciertos complementos de estos virus para matarlos, evitar su transmisión e incluso su mutación.

Vacunas posificadas

Se extraen del patógeno al que van dirigidas mientras está muerto o inactivo, y luego se utilizan para neutralizar el patógeno en el agente infectado.

Vacunas de antígenos purificados

Se trata de anticuerpos que han sido creados mediante una serie de complicados procedimientos de laboratorio con un objetivo específico: mejorar el sistema inmunitario o aportar nutrientes específicos a un órgano o función corporal concreta.

Vacunas basadas en genes

Han sido uno de los avances biomédicos más recientes. Son agentes a los que se les ha alterado su material genético. Su desarrollo es el más complicado de todas las vacunas, ya que dan lugar a una mutación del virus en la que se insertan elementos específicos de otros virus con el fin de desarrollar un antídoto, entre otras cosas.

Administración de la vacuna

Es un error creer que todas las vacunas vienen en una solución inyectable; hay muchas formas de administrar las vacunas:

  • Inyecciones bajo la piel
  • Inyecciones en los músculos
  • Gotas en la boca
  • Gotas para los ojos
  • Gotas en los tímpanos
  • Las inhalables

Los laboratorios estudian las mejores vías de absorción de las vacunas para el organismo de cada paciente.

A continuación, se desarrollan vacunas en forma de:

  • Líquidos para uso oral
  • Grageas

Estas técnicas ayudan a los niños a no rechazar las vacunas por miedo a las agujas de las jeringuillas.