Saltar al contenido

¿Cuáles son los beneficios de los minerales?

¿Cuáles son los beneficios de los minerales?

Los minerales son compuestos químicos inorgánicos naturales. Pueden ser metálicos, no metálicos o una mezcla de ambos, y tienen una estructura interna bien ordenada, también conocida como “cristalina”.

Algunos minerales son absorbidos por los organismos vivos, mientras que otros son necesarios para la vida pero no se dan de forma natural. Los organismos químicos participan en los procesos biológicos, lo que permite que nuestro cuerpo funcione correctamente.

El cuerpo humano necesita nutrientes que se dividen en dos categorías:

Las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono son los macronutrientes. Se llaman así porque se necesitan en grandes cantidades.

Las vitaminas y los minerales son los micronutrientes. Reciben este nombre porque sus necesidades nutricionales se cubren con una cantidad limitada de alimentos.

¿Para qué sirven los minerales?

Los minerales son micronutrientes que se encuentran en los tejidos y ayudan a controlar funciones como:

  • Los impulsos nerviosos
  • Las contracciones de los músculos
  • En las membranas celulares se produce el intercambio de iones.
  • La homeostasis es el estado de equilibrio (balance del medio interno de las células y del organismo).
  • Como factores de las enzimas que controlan el metabolismo, desempeñan un papel.

Los minerales se abordarán en su estado natural como elementos químicos para comprender mejor cómo intervienen en el cuerpo humano. Esto permitirá comprender el papel único de cada uno.

Macroelementos

Los macroelementos son minerales que se encuentran en el cuerpo y se necesitan en grandes cantidades. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Sodio
  • Potasio
  • Magnesio
  • Calcio
  • Fósforo
  • Cloro

Sodio

El sodio, un elemento alcalino del grupo IA de la tabla periódica de los elementos químicos, ayuda a mantener la presión osmótica en la membrana celular, lo que permite un óptimo intercambio de fluidos.

También interviene en la transmisión y conducción de los impulsos nerviosos, así como en el mantenimiento del equilibrio ácido-base en el organismo, como ion positivo.

Participa en la formación de jugos digestivos, se combina con el agua en el sudor para enfriar el cuerpo y participa en la regulación del diámetro de los vasos sanguíneos.

Potasio

El potasio es un elemento alcalino en la tabla periódica de elementos químicos, perteneciente al grupo IA. Se encarga de equilibrar las sales y los líquidos, así como otros elementos como el sodio, el cloro, el fósforo y el calcio, todos ellos presentes en el organismo.

Controla la presión osmótica en las células y ayuda a la transmisión de los impulsos nerviosos, al igual que el sodio. Interviene en la síntesis de proteínas a partir de aminoácidos y regula el ritmo cardíaco.

El potasio también es beneficioso en los siguientes aspectos:

  • Regular la hipertensión
  • Tratamiento de la bulimia nerviosa
  • Ayuda a los pacientes con diabetes
  • Interfiere en el procesamiento del glucógeno, que interviene en la digestión y la absorción de nutrientes.

Las patatas, los tomates, los albaricoques, los plátanos, las grosellas, los cítricos, las algas y la levadura de cerveza tienen un alto contenido en potasio.

Magnesio

El magnesio es un elemento alcalinotérreo de la tabla periódica de los elementos químicos, perteneciente al grupo IIA. Junto con el calcio y el fósforo, contribuye a la formación de los huesos. Afecta al funcionamiento y la interacción de los músculos, los nervios y los huesos. Muchas enzimas, como la enzima superóxido dismutasa mitocondrial, lo necesitan para funcionar.

El magnesio se utiliza para tratar y prevenir diversas enfermedades, como la insuficiencia cardíaca, la osteoporosis, los cálculos renales, la debilidad, la fatiga crónica y la falta de apetito, por nombrar algunas.

El chocolate, las nueces, los guisantes y las espinacas tienen un alto contenido en este mineral.

Calcio

El calcio es un elemento alcalinotérreo de la tabla periódica de los elementos químicos, perteneciente al grupo IIA. Es el mineral más abundante en el organismo y es necesario para la formación y el crecimiento de los huesos. Constituye la mayor parte del material del sistema óseo y también sirve como medio de coagulación de la sangre para los trombocitos o plaquetas.

Participa en la transmisión de los impulsos nerviosos y es un componente estructural de muchas enzimas en su forma de ion positivo (Ca+2).

La vitamina D (también conocida como calciferol) y una alta concentración de otro mineral, el fósforo, son necesarios para la absorción del calcio en el organismo.

Los productos lácteos proporcionan el calcio más fácilmente disponible para el cuerpo humano; sin embargo, las especies químicas clave necesarias para su asimilación, como la vitamina D, se extraen durante los procesos industriales a los que se someten. Cuando se eliminan la nata y otras grasas, se concentran también las concentraciones de fósforo que pueden cooperar.

Fósforo

El fósforo es un elemento químico de la tabla periódica de elementos químicos que pertenece a la familia del nitrógeno, grupo VA. Junto con el calcio, forma parte de los huesos y los dientes. Se encuentra en una variedad de sustancias orgánicas que ayudan a la adquisición y transmisión de energía e información genética.

Es el segundo mineral más común en el cuerpo humano, y también puede encontrarse en el cerebro.

Cuando se une a las cadenas de triglicéridos como un radical fosfato (PO4-3) forma fosfolípidos. Estas grasas se encuentran en las membranas celulares, especialmente en los tejidos nerviosos como la médula espinal, los nervios y el cerebro.

Cloro

El cloro es un elemento químico que pertenece a la familia de los halógenos del grupo VIIA de la tabla periódica. Está contenido en el jugo gástrico, junto con las enzimas, como un compuesto conocido como ácido clorhídrico (HCl).

Por ello, se encarga de degradar los alimentos para que puedan ser consumidos y asimilados más eficazmente por el organismo.

El cloro interviene en la homeostasis celular y en la ionización de los compuestos minerales que penetran en sus membranas. Por tanto, es necesario para mantener el equilibrio de potasio y sodio en el citoplasma y los orgánulos.

Junto con el sodio, el cloro forma la sal binaria cloruro de sodio (NaCl). Se conoce como “sal de mesa” en esta forma. Se puede encontrar en productos lácteos como la leche y el queso, así como en el pescado.

Oligoelementos

Los oligoelementos son minerales que se necesitan en cantidades más pequeñas e incluyen los siguientes:

  • Hierro
  • Cobre
  • Flúor
  • Cobalto
  • Zinc
  • Cromo

Hierro

El hierro es un metal de transición que pertenece al grupo B de elementos de la tabla periódica. Es un componente de la hemoglobina y la mioglobina, que distribuyen el oxígeno a través de la sangre a todos los órganos del cuerpo.

Este mineral, junto con una proteína llamada ferritina, puede estar contenido en el cuerpo. Su carencia es la enfermedad carencial más extendida del mundo. Se presenta en forma de anemia, que puede tratarse con dietas ricas en hierro, que suelen complementarse con verduras verdes. Los complementos alimenticios que contienen este mineral se añaden para garantizar un suministro constante.

Cobre

El cobre es un metal de transición que pertenece al grupo B de la tabla periódica de los elementos. Se encuentra en una variedad de enzimas, incluida la tirosinasa, y desempeña un papel en la síntesis de hemoglobina y la formación de tejidos.

La reducción de la producción de glóbulos blancos, la desmineralización de los huesos, la despigmentación del cabello y la piel, la disminución del tono muscular, la hipotermia, la dilatación arterial y la degeneración cerebral son síntomas de la carencia de cobre.

Flúor

El flúor es un elemento de la tabla periódica que pertenece a la familia de los halógenos, grupo VIIA. Es un componente estructural de los dientes y los huesos, pero no es necesario para su funcionamiento. Contribuye a la estabilidad del esmalte como componente de la pasta de dientes en forma de fluoruro de sodio (NaF).

Cobalto

La vitamina B12, también conocida como cianocobalamina, se compone de varios elementos, uno de los cuales es el cobalto. Está presente en la carne y los productos animales como la leche y sus derivados, así como en el hígado y otros órganos viscerales. Su ausencia da lugar a una enfermedad conocida como anemia macrocítica.

Zinc

Varias enzimas, como la anhidrasa carbónica y la fosfatasa-alcalina, requieren zinc para funcionar. El retraso en el desarrollo, los cambios en la actividad sexual, las lesiones cutáneas, la lentitud en la cicatrización de las heridas, la ceguera nocturna, la alteración del sentido del gusto y la caída del cabello son síntomas de una carencia de zinc.

Cromo

El cromo es un metal de transición que pertenece al grupo B de elementos de la tabla periódica. Su función principal en el cuerpo humano es ayudar al metabolismo de las grasas. Debido a su función única, se utiliza como ingrediente en los suplementos para la pérdida de peso.

Yodo

El yodo es un elemento del grupo VIIA de la tabla periódica, al final de la familia de los halógenos. Su función es influir en la secreción de la hormona tiroidea y se encuentra en la glándula tiroides.

La carencia de yodo está relacionada con la producción de bocio, que es el agrandamiento o hipertrofia de la glándula tiroides. Si este trastorno se produce durante el embarazo, se produce hipotiroidismo con retraso mental y falta de crecimiento normal.

El consumo excesivo tiene consecuencias negativas

Se producen complicaciones en el organismo cuando se ingieren ciertos elementos químicos en abundancia. Tres factores destacan por la gravedad de sus consecuencias:

  • Fósforo
  • Cloro
  • Sodio

Fósforo

La hiperfosfatemia se produce cuando se excede la cantidad de fósforo requerida por el organismo, lo que provoca afecciones como insuficiencia renal, hipoparatiroidismo, tumores, etc.

Cloro

La hipercloremia se produce cuando se supera el contenido de cloro del organismo. Cuando el cuerpo se deshidrata como consecuencia de la pérdida de agua, se produce este trastorno. El exceso de cloro también se ha relacionado con la insuficiencia renal causada por un exceso de sal.

Sodio

Dada la prevalencia del sodio en la dieta, es demasiado común alcanzar niveles peligrosamente altos. La presión arterial alta, la retención de líquidos, la tensión premenstrual y la diarrea son posibles efectos secundarios de este exceso.