Saltar al contenido

¿Cuáles son los propósitos de los derechos humanos?

¿Cuáles son los propósitos de los derechos humanos?

Los derechos humanos, abreviados como DDHH, son preceptos universales destinados a salvaguardar la integridad y el bienestar de cada individuo en el país en el que reside. Cuando una institución o entidad causa un daño directo a alguien, se afirma que está violando los derechos humanos de la persona perjudicada, y por tanto es un delito.

Los derechos humanos son derechos básicos que tienen las personas por el mero hecho de serlo; son naturales y universales en la sociedad. Se basan en principios filosóficos y sociales, y protegen la vida, la libertad, la igualdad, la participación política y social y otros derechos fundamentales de la persona.

¿Cuáles son los objetivos de los derechos humanos?

El principio de la dignidad humana es fundamental para los derechos humanos. El reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, según el preámbulo de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU, es la piedra angular de la igualdad, la justicia y la paz en el mundo.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y libertad”, dice el artículo 1 de la Declaración de Derechos Humanos. La seguridad, la libertad y la igualdad son los ideales que sustentan el concepto de dignidad humana.

En consecuencia, los derechos humanos ayudan a:

  • Garantizar la seguridad de las personas.
  • Defender el derecho de las personas a la autodeterminación.
  • Animar a las personas a ser más justas

Garantizar la salud de las personas

Los derechos personales, así como la protección individual y jurídica, se basan en la importancia de la seguridad. El derecho a un hogar, a satisfacer las necesidades de salud, a que se respete el espacio personal y a estar protegido de reclamaciones falsas son sólo algunos de estos derechos.

Defender el derecho de autodeterminación de las personas

La democracia es la piedra angular de los derechos cívico-políticos, incluido el derecho al voto y el derecho a expresarse. Por ejemplo, mientras una persona no sea culpable de un delito, tiene la libertad de caminar por la calle sin temor a ser detenida injustificadamente. Por ello, en el transcurso del juicio se interroga a los testigos y al acusado para comprobar si se les ha negado este privilegio.

Promover la igualdad de las personas

Los derechos económicos, sociales y culturales se basan en el valor de la igualdad. Todo el mundo tiene derecho a una carrera profesional decentemente remunerada, a formar parte de los grupos que le interesan, a ser visto, a proyectar su inspiración artística y a recibir un trato justo con los demás, independientemente de su contexto cultural o religioso.

Los derechos individuales y sociales no están en conflicto ni se oponen porque los tres valores básicos de seguridad, libertad e igualdad están entrelazados y se complementan. Por ello, ninguno puede triunfar sobre el otro, ni el segundo puede conseguir sustituir al primero.

En la antigüedad existían los derechos humanos

Los derechos humanos son tan antiguos como la historia, pero han evolucionado con el tiempo en respuesta a los acontecimientos históricos. Por ejemplo, en la antigua Grecia, había ciudadanos griegos que gozaban de ciertos privilegios, protegidos por la legislación griega.

Sin embargo, a ciertos ciudadanos se les negaban estos privilegios y se les privaba de su libertad. Esclavos es la palabra que designa a estas personas. Los griegos fueron derrotados por los romanos y la esclavitud perduró. Así que, para poder disfrutar de estos derechos, los esclavos tuvieron que luchar durante mucho tiempo antes de que se les concediera finalmente la dignidad humana.

La lucha de los pueblos y naciones sometidos a la esclavitud ha dado lugar a los Derechos Humanos que hoy garantiza el Derecho Internacional. La sociedad actual tomará una Constitución y se encontrará con la garantía infalible de esos derechos, que se extiende a todos, gracias a este mecanismo.