Portada » Educación » ¿Para qué sirven las emociones?

¿Para qué sirven las emociones?

¿Para qué sirven las emociones?

Las emociones son respuestas que el ser humano tiene cuando se enfrenta a una situación desequilibrada, ya sea una experiencia positiva o un peligro o riesgo. Esto pone en marcha las herramientas disponibles para gestionar la situación. Las emociones son mecanismos que nos permiten responder y actuar rápidamente ante acontecimientos inesperados.

Se dividen en categorías positivas y negativas en función de su contribución a la felicidad o al dolor, pero todas cumplen funciones vitales para la supervivencia de la vida. El miedo, por ejemplo, eleva el pulso y envía más sangre a los músculos para prepararlos para la huida, y cada emoción prepara al organismo para un tipo concreto de reacción.

¿Cuál es el objetivo de las emociones?

Cada persona responderá a una emoción de una manera única basada en sus experiencias anteriores. Esto también se basa en su aprendizaje y en la situación actual. Algunas respuestas fisiológicas y de comportamiento que provocan las emociones son heredadas, mientras que otras pueden desarrollarse con el tiempo.

Otras respuestas, como el miedo o la rabia, pueden adquirirse al presenciar la situación, pero la mayoría de las veces se aprenden observando a las personas que nos rodean. Por supuesto, aquí se destaca la importancia de que los padres y los profesores estén presentes como modelos para los niños.

Las emociones permiten:

  • Vincularse al mundo real
  • Reaccionar ante lo que ocurre a tu alrededor
  • Crecer de manera adecuada en sociedad
  • Responder a estímulos externos
  • Complementar nuestro deseo natural de supervivencia
  • Interactuar con la situación para ayudar a afrontarla.

Todos los sentimientos son apropiados. No existe un sentimiento positivo o negativo. Dado que las emociones se clasifican como tipos de energía, la única energía negativa es la que no se libera y permanece estancada. Por lo tanto, es imperativo transmitir cualquier sentimiento negativo restante, que puede conducir a problemas mayores.

¿Cuáles son tus sentimientos?

Todos los sentimientos se clasifican en seis categorías:

  • Miedo
  • Sorpresa
  • Aversión
  • Ira
  • Alegría
  • Tristeza

El miedo es una emoción que provoca temor, confusión y vulnerabilidad cuando anticipa una amenaza o un riesgo, ya sea real o imaginario. Su objetivo es mantenernos a salvo, tanto mental como físicamente, alejándonos del peligro y animándonos a actuar con cautela.

La sorpresa es un breve sobresalto, asombro o perplejidad que ayuda a un enfoque cognitivo para comprender lo que está sucediendo. Nos permite orientarnos, saber qué hacer en una situación nueva y actuar recurriendo a nuestros recursos mentales.

La palabra aversión se refiere a un miedo a lo que tenemos delante. Puede ocurrir cuando nos enfrentamos a un plato desconocido que contiene ingredientes que no queremos. Condenamos este sentimiento y nuestra primera reacción es alejarnos de él.

La ira es la emoción que desencadena la rabia y el enfado, que surgen cuando las cosas no salen como esperábamos o cuando somos acosados por algo o alguien. Cuando la ira nos motiva a actuar para solucionar un problema o darle la vuelta a una situación difícil, es adaptativa. Puede ir seguida de riesgos desadaptativos si se exterioriza de forma incorrecta.

Cuando alcanzamos el cumplimiento de un deseo o vemos que una idea se hace realidad, experimentamos una sensación de bienestar y seguridad. Este sentimiento nos motiva a reproducir o querer repetir la experiencia que nos hace felices.

Si perdemos algo valioso o alguien nos decepciona, la tristeza es la emoción que nos hace sentir pena, aislamiento y pesimismo. Su objetivo es que busquemos ayuda y, en consecuencia, nos ayude a reintegrarnos en la sociedad.

Deja una respuesta