Saltar al contenido

Las ventajas de caminar

Las ventajas de caminar

Cuando pensamos en hacer ejercicio, nos imaginamos gastando un montón de dinero en un gimnasio o haciendo un entrenamiento extenuante durante una o dos horas. Sin embargo, hay alternativas que nos proporcionan beneficios similares sin poner en riesgo nuestra cartera y nuestros horarios. Caminar es una de estas opciones.

Caminar es un tipo de ejercicio que está infravalorado por dos razones:

  • Es un acto que realizamos a diario por la necesidad de desplazarnos de un lugar a otro.
  • No supone una gran carga para el cuerpo y requiere poco esfuerzo.

A pesar de todo, tiene un impacto positivo a largo plazo en nuestro bienestar.

Caminar tiene diez ventajas

Caminar es uno de los muchos ejercicios que requieren poco esfuerzo pero que marcan una diferencia significativa en nuestras vidas, asegurando nuestro bienestar a largo plazo.

Tiene las siguientes ventajas:

1.- Reduce el peso

2.- Ayuda a reducir la presión arterial.

3.- Ayuda a mejorar el riego sanguíneo.

4.- Proporciona oxígeno al cuerpo

5.- Oxigena el cerebro.

6.- Ayuda a aliviar la tensión

7.- Se fortalecen los músculos y los huesos.

8.- Ayuda a la aceleración del metabolismo.

9.- Ayuda a eliminar el colesterol “negativo” de las arterias

10.- Se liberan endorfinas.

Para perder peso

Caminar se convierte en un ejercicio cardiovascular cuando se realiza a un ritmo razonable y con un esfuerzo constante, que ayuda a la conversión de las grasas en energía y por tanto a la pérdida de peso. Es más eficaz cuando se combina con un peso bien distribuido, como el que se lleva en una mochila.

La presión arterial se reduce

Cuando la salud cardiovascular de una persona mejora, el riesgo de enfermedades como la hipertensión disminuye.

Ayuda a mejorar la circulación sanguínea

Esto se consigue fortaleciendo el corazón. Esto ayuda a evitar problemas cardiovasculares y asegura que los músculos estén bien abastecidos de sangre fresca durante el ejercicio.

El cuerpo se oxigena

Mejora de las habilidades motoras. Los músculos son más capaces de adaptarse a nuevas intensidades de entrenamiento.

El cerebro se oxigena

Ayuda a la mejora de las funciones cognitivas. Al concentrarse mientras se camina, se consigue liberarse de la presión del pensamiento, lo que permite aprender algo nuevo sin saturarse.

El estrés disminuye

Como la mente se despeja y empieza a relajarse cuanto más se ejercita el cuerpo, entregando energía al trabajo físico, sólo quedan los pensamientos importantes.

Los músculos y los huesos se fortalecen.

El sistema esquelético y el tejido muscular se acostumbran a un cierto nivel de actividad como resultado del movimiento constante. Caminar ayudaría entonces a prevenir o retrasar enfermedades como la osteoporosis y la artritis.

Ayuda a impulsar el metabolismo

Dado que caminar consume más energía, el cuerpo necesitaría generar más de lo normal, lo que hace que tengamos más energía de la habitual. Como la energía se obtiene normalmente de los alimentos, la digestión se vería favorecida.

Ayuda a eliminar el colesterol “negativo” de las arterias

Caminar descompone las grasas y las convierte en energía utilizable. Parte de estas grasas es colesterol “negativo” que, al concentrarse en las arterias (los principales vasos sanguíneos), provoca enfermedades como la arteriosclerosis, que es una obstrucción grasa que impide el correcto transporte de este líquido.

Se liberan endorfinas

Caminar activa el desarrollo de unos neurotransmisores llamados endorfinas, sustancias químicas que funcionan en el cerebro y nos hacen sentir muy bien, como un placer mental.

Si llevas mucho tiempo sin hacer ejercicio y quieres volver a ponerte en forma, empezar una rutina de caminatas puede ser una buena manera de hacerlo. Puedes hacerlo independientemente de tu condición física porque no requiere velocidad ni resistencia.

Tiene la ventaja de no ser un entrenamiento muy exigente, por lo que podrás hacerlo sin dificultad y sin dolores al día siguiente. Por supuesto, siempre hay que procurar llevar un calzado deportivo diseñado específicamente para evitar lesiones y molestias.

Otra ventaja que hay que tener en cuenta es que puedes seguir dando un paseo al aire libre en el lugar que elijas, ya sea solo o con amigos. Por lo tanto, es una forma estupenda de mantenerse ocupado al conocer nuevos lugares.

Atrévase. Será agradable y beneficioso para tu salud y bienestar.