Saltar al contenido

¿Para qué sirve el aceite de coco?

¿Para qué sirve el aceite de coco?

El aceite de coco es el extracto graso del fruto del cocotero (Cocos nucifera). El aceite de coco pertenece a la familia de las grasas saturadas, que se distinguen por su capacidad de permanecer sólidas a temperatura ambiente y evitar el enranciamiento durante más tiempo. La vitamina E, la vitamina K y la colina abundan en el aceite de coco.

Durante cientos de años, el aceite de coco se ha extraído de los cocos para su uso en la alimentación y en una variedad de otras aplicaciones. El aceite de coco se utiliza ampliamente en la producción de jabones, cosméticos y como ingrediente en una variedad de alimentos, especialmente en las margarinas.

Los frutos maduros del cocotero se utilizan para extraer el aceite de coco. El método de extracción se conoce como copra, y consiste en extraer la pulpa de los cocos, secarla y prensarla para extraer el aceite. Otro método para extraer el aceite de coco es emulsionar la pulpa de los cocos frescos con agua u otros disolventes y luego separar el aceite mediante calor o centrifugación.

El aceite de coco es de calidad alimentaria y se utiliza en una amplia gama de alimentos, sobre todo como grasa, pero también como saborizante. Sin embargo, dado que es una grasa saturada que favorece la producción de colesterol LDH, causante de la enfermedad arterial coronaria, se recomienda consumirlo con moderación, tanto en la preparación de alimentos como solo.

Al aceite de coco se le aplican algunos tratamientos para aumentar su solidez y darle una consistencia de cebo, necesaria para algunos artículos, sobre todo jabones, productos de limpieza, cosméticos y algunos alimentos. El tratamiento más común es la hidrogenación del aceite, que consiste en añadir hidrógeno a las grasas o aceites mediante calor y altas presiones, utilizando un catalizador (normalmente níquel y silicio). Este proceso de solidificación también se utiliza para solidificar otros aceites, como el de palma (palmate de sodio) y el de ricino.

El aceite de coco se utiliza sobre todo en la industria alimentaria porque es una sabrosa grasa comestible que se puede utilizar para freír, hornear, hacer pasteles y postres. Se utiliza para hacer chocolates, pudines y para dar consistencia a los pudines y cremas, ya que se endurece a temperatura ambiente. El aceite de coco es uno de los ingredientes clave de algunas margarinas y mantecas vegetales.

Pero, ¿para qué sirve el aceite de coco?

El aceite de coco o manteca de coco, al igual que otras grasas, tiene una amplia gama de aplicaciones, la mayoría de ellas en la alimentación, donde se utiliza tanto en platos salados como dulces, especialmente en patillos comunes en varios países productores, como India, Tailandia, Brasil, México y casi todas las islas del Caribe y el Pacífico Sur.

El aceite de coco sirve entre otras cosas para:

  • Emulsionar alimentos
  • Emulsionar y darle suavidad al pan
  • Freír alimentos
  • Preparar bebidas
  • Chocolates
  • Postres
  • Repostería
  • Mantequilla vegetal
  • Margarina
  • Mayonesa
  • Saborizante
  • Veladoras
  • Jabones
  • Acondicionadores
  • Cremas corporales
  • Cremas faciales
  • Tratamientos para el cabello
  • Mascarillas para la piel
  • Biodiesel
  • Lubricante
  • Herbicidas

Cocina tradicional y alternativa con aceite de coco

El aceite de coco ha sido utilizado por diversas poblaciones durante siglos, especialmente en las zonas donde abundan los cocoteros. La mantequilla de coco o el aceite de coco se utilizan tradicionalmente en diversos platos, ya sea para freír diferentes alimentos o para añadir sabor y consistencia a guisos y bebidas.

El aceite o mantequilla de coco puro ha ganado recientemente en popularidad entre algunos segmentos de la población, especialmente entre los vegetarianos y veganos, que lo consideran una grasa vegetal libre de los efectos nocivos asociados a otras grasas saturadas y aceites vegetales. Debido a la gran popularidad del aceite de coco, se han desarrollado y modificado diversas recetas y alimentos para utilizarlo como grasa principal. La mantequilla, la margarina, el chocolate, la mayonesa y las salsas a base de aceite son algunos de estos alimentos. La mantequilla de coco también se utiliza en postres veganos y alimentos crudos como aglutinante y emulsionante.

El aceite de coco se utiliza en la industria alimentaria

Algunos chocolates, rellenos de caramelos, pasteles y margarinas se elaboran con aceite de coco, especialmente el que ha sido procesado para evitar su enranciamiento. También se utiliza para dar una textura más firme a ciertos postres.

Los jabones, bronceadores, limpiadores y cosméticos contienen aceite de coco

El aceite de coco destaca por conservar un alto nivel de dureza incluso a temperatura ambiente. La dureza de las grasas se mejora mediante un proceso conocido como hidrogenación, que consiste en cambiar los enlaces entre las moléculas de aceite añadiendo hidrógeno al aceite con la ayuda de un catalizador. Este cambio químico transforma el aceite en cebo, lo que le permite conservar su solidez incluso a temperatura ambiente, al tiempo que reduce la rancidez, lo que permite producir jabones y cosméticos de mayor calidad, como barras de labios y de maquillaje.

El aceite de coco sigue siendo uno de los aceites preferidos tanto por la industria como por los fabricantes de jabones artesanales porque, además de permitir una mayor dureza, también permite obtener un color más claro y consistente en los jabones, además de crear más espuma y ser más adecuado para los jabones de uso personal.

Muchos productos de belleza, como el aceite bronceador, las cremas, las mascarillas, los tratamientos capilares y el maquillaje, contienen ahora aceite de coco como ingrediente.

Aplicaciones industriales y de biodiésel

Dado que el aceite de coco es sencillo de procesar y adquirir, se utiliza del mismo modo que otros aceites vegetales en la producción de biodiésel y otros compuestos sintéticos. El biodiésel, que se utiliza en diversos motores diésel, puede fabricarse a partir de aceite de coco usado.

El aceite de coco también se utiliza en la fabricación de detergentes, disolventes y limpiadores, como lubricante para ciertos aparatos y como ingrediente base en la preparación de alcoholes, ésteres y aminas.

¿Es posible que el aceite de coco tenga efectos secundarios negativos?

Sí, dado que el aceite de coco es una grasa saturada, puede causar los mismos efectos secundarios que otras grasas saturadas. A pesar de que el aceite de coco es una grasa natural obtenida a través de métodos artesanales, sigue siendo una grasa saturada, y la mayoría de las organizaciones de salud y los médicos advierten contra su uso en la dieta durante largos períodos de tiempo.

La parte más peligrosa del aceite de coco es el ácido láurico, una grasa saturada que da a los cocos su distintivo aroma jabonoso cuando se calienta. Como el ácido láurico es una grasa saturada, eleva los niveles de colesterol, tanto el bueno (HDL) como el pobre (LDL). Esto provoca un aumento de las enfermedades coronarias y cerebrovasculares, por lo que no se recomienda utilizar el aceite de coco de forma regular o en cantidades importantes.

El aceite de coco debe consumirse con moderación y en pequeñas cantidades, sobre todo si se tienen antecedentes de enfermedades coronarias o se está predispuesto a padecerlas.