Saltar al contenido

¿Para qué sirve el amaranto?

¿Para qué sirve el amaranto?

El amaranto es una planta herbácea cuyas semillas se han utilizado como alimento, cereal y en la preparación de diversos platos desde la antigüedad. Pertenece a la familia de las amarantáceas, que contiene más de 5560 especies. Esta planta es originaria de América Central y del Norte, pero también se cultiva en otras partes del continente en diferentes latitudes.

Las culturas prehispánicas, como la maya y la azteca, así como los pueblos de Mesoamérica, Centroamérica y Sudamérica, conocían su cosecha y su uso como alimento. Durante mucho tiempo ha sido un elemento básico de la cocina indígena tradicional, ya sea como planta conocida como huauzontle o como semillas secas utilizadas como cereal.

Aunque las semillas del amaranto son el componente más consumido, como en dulces como las “alegras” y las “palanquetas”, sus hojas se utilizan a menudo en las cocinas de los pueblos de América, África y Asia, donde se ha extendido su cultivo.

¿Para qué sirve el amaranto?

El amaranto es una planta densa en nutrientes y adaptable que se ha incorporado a la dieta para aprovechar sus beneficios. El componente más utilizado para ello es la semilla, que tiene un sabor neutro y suave que puede potenciarse con edulcorantes.

El amaranto se utiliza para una gran variedad de artículos:

  • Obtener nutrientes para el cuerpo
  • Hacer postres populares
  • Pérdida de peso y adelgazamiento
  • Hay que fortalecer los huesos.
  • Consumo de proteínas musculares
  • Mejorar la digestión
  • Se evita la anemia hemolítica

Consumo de vitaminas y minerales para el organismo

El amaranto aporta al organismo una serie de nutrientes, entre los que destacan:

  • Vitamina A (Retinol)
  • Vitamina B1 (Tiamina)
  • Vitamina B2 (Riboflavina)
  • Vitamina B3 (Niacina)
  • Vitamina B6 (Piridoxina)
  • Vitamina C (Ácido ascórbico)
  • Vitamina K (Fitomenadiona)
  • Minerales: calcio, hierro, fósforo, potasio, sodio y zinc. Las hojas de amaranto, según estudios científicos, contienen más hierro que otras plantas, como las espinacas.
  • Proteínas
  • Carbohidratos
  • Bajo contenido de grasas, pues cuenta con un 0.33% de ellas.

Elaborar golosinas tradicionales

En los dulces tradicionales como las palanquetas y las alegrías, el amaranto es un ingrediente imprescindible. Muchos de ellos no contienen conservantes, ya que se cocinan con métodos y recetas tradicionales, lo que los convierte en una forma perfecta de comer algo delicioso y saludable sin sentirse culpable. Además, ahora se fabrican de forma automatizada y se les añaden conservantes.

Una palanqueta es una barra prensada hecha de granos enteros y cereales como el amaranto, cacahuetes, almendras y semillas de calabaza, y bañada en caramelo para darle un sabor más duro y dulce. Es una golosina saludable que los estudiantes y los jóvenes pueden consumir para obtener energía.

Las alegrías se hacen de la misma manera que las palanquetas, utilizando la presión para formar un montón de semillas en forma de disco denso o de barra rectangular. Se suele poner un par de almendras o nueces encima como guarnición.

Pérdida de peso y adelgazamiento

Por su bajo contenido en grasa y su capacidad para aportar los hidratos de carbono y las calorías necesarias a diario, el amaranto es recomendable para un régimen alimenticio. Tiene un alto contenido en fibras naturales y es bajo en grasas, por lo que ayuda a perder peso.

Las semillas de amaranto se utilizan en la granola, que se elabora con harina de avena tostada, coco rallado, cacahuetes, almendras y semillas de amaranto. La granola es un complemento perfecto para el yogur y los cereales porque proporciona una satisfactoria sensación de saciedad sin necesidad de alimentos pesados.

Fortalece los huesos

Las semillas de amaranto contienen una serie de minerales, entre ellos el calcio, que es esencial para preservar la estructura y la dureza de los huesos, así como para las funciones metabólicas.

Consumo de proteínas musculares

El amaranto contiene más proteínas que otros alimentos vegetales como el trigo, el maíz y el arroz, por lo que resulta útil cuando se necesita un aporte de estos nutrientes. Es perfecto para una dieta vegana, ya que los productos animales ya no son una opción para las proteínas. Así, los tejidos musculares se mantienen nutridos y enriquecidos.

Mejora tu digestión

El amaranto contiene muchas fibras naturales, tanto en las semillas como en las hojas. Su consumo ayuda a regular la digestión de forma natural, sobre todo si se consumen las hojas. Los alimentos digeridos se aprovechan al máximo y los nutrientes se absorben con mayor eficacia.

Evita la anemia hemolítica

Dado que el amaranto contribuye a la producción de sangre (hematogénesis), es útil en el tratamiento de la anemia hemolítica (anemia que destruye la sangre). El alto contenido en hierro de las semillas y las hojas, que son comestibles y pueden añadirse a diversos guisos, permite este procedimiento.

¿Es malo el amaranto?

Dado que no se ha descubierto ninguna sustancia tóxica para el organismo, los bebés, los adultos y las mujeres embarazadas pueden comer las hojas verdes y las semillas. Sólo las raíces gruesas, que pueden ser difíciles de comer, se omiten en la dieta. No se ha informado de efectos secundarios relacionados con el amaranto.