Saltar al contenido

¿Para qué sirve el apéndice?

El apéndice, también conocido como apéndice vermiforme, es una porción que sobresale del ciego, la primera sección del intestino grueso. El apéndice se encuentra normalmente en el cuadrante inferior derecho del abdomen, pero en las personas con situs inversus se encuentra en el cuadrante inferior izquierdo.

El apéndice mide entre 6 y 10 centímetros de longitud y entre 7 y 8 milímetros de grosor.

¿Para qué sirve el apéndice?

El apéndice está casi completamente separado de las funciones digestivas en los seres humanos. Por ello, se pensaba que había perdido todas sus funciones, pero investigaciones recientes han demostrado que hace lo siguiente

  • Ayudar a las bacterias digestivas actuando como “receptáculo”.
  • Como reservorio de bacterias beneficiosas para el organismo, libera estas bacterias cuando son escasas.
  • Ayudar a la digestión actuando como un receptáculo para las bacterias.

Las bacterias que viven en el tracto digestivo ayudan al organismo a procesar correctamente los alimentos. La población de estas bacterias se mantiene abundante gracias al apéndice, lo que permite una mejor asimilación de los nutrientes en los alimentos.

Sirve como fuente de bacterias beneficiosas para el organismo

Este mecanismo de almacenamiento de bacterias útiles en el organismo puede haber evolucionado para mantener la cantidad de fauna intestinal necesaria para los procesos digestivos (especialmente para la digestión de alimentos vegetales).

Para diseminar estas bacterias buenas

En el caso de que estas bacterias escaseen, el apéndice funciona liberando una cantidad suficiente de ellas para facilitar la digestión.

Los homínidos, precursores evolutivos del Homo sapiens, o humanos modernos, dejaron de depender únicamente de los pastos y empezaron a ampliar su población. Cuando perdieron su flora intestinal, pudieron repoblarla fácilmente con gérmenes que adquirieron al estar en contacto constante con otras personas.

El apéndice comenzó a perder su utilidad orgánica como resultado de esta nueva forma de compensación bacteriana, llegando a ser disfuncional y reduciéndose a su tamaño actual en el cuerpo humano.

Características del apéndice

El apéndice es un órgano vestigial que, si bien tenía una aparente utilidad funcional en los homínidos, que originalmente eran herbívoros, ha quedado relegado por el aumento del consumo de productos animales, como la carne y los lácteos.

En el cuerpo humano, el apéndice ya no es necesario. Su objetivo es proporcionar bacterias que ayuden a la digestión de las especies vegetales. El apéndice ha dejado de ser imprescindible porque éstas se consumen con menos frecuencia. De ahí que se haya acuñado la palabra “vestigial”: no importa si está presente en el cuerpo o no.

Algunas personas nacen sin apéndice, lo que se ha descubierto en algunos casos. Estos casos se dan en alrededor de una persona de cada cien mil que nacen con este órgano en su cuerpo.

Precauciones que hay que tener en cuenta cuando se trata del apéndice

Debido a su pequeño tamaño, el apéndice puede obstruirse con alimentos, abscesos o inflamaciones relacionadas con infecciones.

El apéndice corre el riesgo de infectarse y sufrir apendicitis, una inflamación que requiere la extirpación quirúrgica del órgano porque, de lo contrario, provocaría una perforación del intestino y una infección más grave que provocaría la muerte, debido a su alto contenido en bacterias que componen la flora intestinal.