Saltar al contenido

¿Para qué sirve el apio?

¿Para qué sirve el apio?

El apio es un miembro de la familia de las plantas opiáceas. Es una planta hortícola originaria de Oriente Medio y Europa, donde se cultiva desde hace milenios como verdura. También se consume el apio silvestre, que tiene un sabor más fuerte y tallos más finos que el cultivado.

El apio se utiliza mucho como condimento en diversos guisos y sopas, pero también puede consumirse crudo por sus numerosas propiedades nutricionales y medicinales beneficiosas para el organismo.

Según los expertos, el apio es bueno para el organismo cuando se consume con regularidad, por lo que debe incluirse en la dieta.

¿Para qué sirve el apio?

El apio es una hortaliza que contiene compuestos químicos que ayudan al cuerpo humano a mantenerse sano.

El apio se utiliza para:

  • Aportar nutrientes
  • Limpiar el organismo
  • Mejorar el bienestar cardiovascular
  • Reducir los niveles de azúcar en sangre
  • Eliminar la halitosis
  • Prevenir la obesidad
  • Algunos efectos únicos

Aporte de nutrientes

El apio tiene un alto contenido en hidratos de carbono, vitaminas (A, B1, B2, B3, B5, B6, C y K) y minerales (hierro, calcio, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y zinc).

Además, al estar compuesto por fibras naturales y agua, se recomienda utilizar esta hierba en la dieta diaria, ya sea en zumos, ensaladas o como condimento en guisos.

El apio ayuda a limpiar el organismo

El apio contiene mucha clorofila, que ayuda a regular la población bacteriana del intestino.

También es diurético, lo que significa que ayuda a que las toxinas pasen por el sistema urinario. Ayuda a prevenir la formación de problemas como los cálculos renales.

Su alto contenido en fibra ayuda a la desintoxicación y secado de las toxinas que se han quedado atascadas en el intestino. Facilita la digestión y ayuda a evitar el estreñimiento.

Mejora el bienestar cardiovascular

El apio es una verdura que contiene vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B9, que ayudan a mantener la salud cardiovascular.

Ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre, aumenta la circulación sanguínea y, por tanto, la oxigenación, gracias a la clorofila que contiene.

El apio, según algunos informes, reduce el colesterol al disminuir los triglicéridos. Las ensaladas son la forma más habitual de consumirlo. Este efecto del apio es más una inferencia que una conclusión de un estudio.

Se reducen los niveles de azúcar en sangre

El apio reduce los niveles de glucosa en sangre, lo que lo convierte en un alimento valioso para el control de la diabetes. Se sugiere tomarlo en zumo de zanahoria con patata o como crema de apio por este motivo.

Para eliminar la halitosis

El apio se utiliza a menudo para tratar la halitosis o mal aliento. Esto se consigue bebiendo zumo de manzana y apio en ayunas.

Esta mezcla debe consumirse en dos vasos al día durante una semana.

Ayuda a prevenir la obesidad

El apio, compuesto por fibra natural y agua, da la impresión de tener el estómago lleno y evita la sensación de hambre.

Se suele consumir como tentempié entre comidas, en zumo de perejil con apio, en ensaladas, en zumo de apio con alfalfa, en agua fresca con apio o como bebida con apio.

Algunos efectos únicos

El consumo de apio tiene otras ventajas, entre ellas:

  • Neutralización de los ácidos corporales, lo que provoca un efecto diurético y digestivo.
  • Formar la bilis: el apio ayuda al hígado lento en este proceso gracias a su alto contenido en sodio.
  • Prevenir los coágulos de sangre: el apio mantiene la sangre líquida y evita las embolias al impedir que se agrupe.
  • Hay que eliminar las toxinas del cuerpo.
  • Para combatir las arritmias, coma apio crudo o cocido para que el corazón lata a un ritmo regular.