Saltar al contenido

¿Para qué sirve el bicarbonato?

¿Para qué sirve el bicarbonato?

El bicarbonato es un compuesto químico sólido que pertenece al grupo de las oxisales, es de color blanco y soluble en agua. La molécula está formada por:

Un ion positivo como el amonio (NH4+) o un metal como el sodio (Na+) o el potasio (K+).

Además, está el ion negativo bicarbonato HCO3-, también conocido como “carbonato ácido”.

Como el ácido carbónico H2CO3 se mezcla con metales puros, puede derivarse químicamente (sodio, potasio). También puede producirse por una reacción entre el amoníaco NH3 y el dióxido de carbono CO2 y el agua H2O.

¿Para qué sirve el bicarbonato?

Las propiedades del ión bicarbonato se utilizan más comúnmente en tres combinaciones:

El bicarbonato de sodio (NaHCO3) es una sal blanca que se presenta en forma de cristales y polvos que se asemejan a la sal fina de mesa. Tiene diversos usos en la industria alimentaria, farmacéutica y cosmética, entre otros.

KHCO3 (bicarbonato de potasio): Es una sal de color blanco que cristaliza y aparece como un polvo blanco. Este compuesto es soluble en agua pero no en alcohol. Las aplicaciones más populares son los jabones y los productos de limpieza. También se utiliza para alcalinizar el agua de los acuarios.

La reacción del amoníaco NH3 con el dióxido de carbono CO2 y el agua H2 produce bicarbonato de amonio (NH4CO3). También está disponible en forma de cristales blanquecinos que se disuelven en el agua. Se utiliza habitualmente en la gastronomía y es un componente esencial de la levadura en polvo o polvo de hornear. Se utiliza para ensanchar las masas en repostería.

El bicarbonato de sodio (NaHCO3) es el más utilizado de los tres principales, ya que interviene en los procesos fisiológicos, las tareas domésticas y la actividad industrial.

El bicarbonato de sodio se utiliza en las siguientes aplicaciones:

  • Impacto de los antiácidos
  • Eliminar la humedad del aire
  • Cocción de pasteles y panes
  • Utilización como detergente para la ropa
  • Limpiar estufas, ollas, hornos de microondas y muebles
  • Deshacerse de los olores desagradables.
  • Las pequeñas quemaduras de sol pueden calmarse con este producto.
  • Cuidado del cabello
  • Pérdida de peso
  • El cuerpo debe ser exfoliado.
  • Bañarse con agua calmante.
  • Blanquear los dientes
  • Opciones de tratamiento para el cáncer
  • Impacto de los antiácidos

Uno de los usos más comunes del bicarbonato de sodio es evitar la acidez de estómago y los trastornos gastrointestinales al reducir la cantidad de ácido gástrico que se produce en el estómago. El bicarbonato puede tomarse en forma de pastilla o de polvo que debe disolverse en abundante agua.

Beber una solución de esta sal una o dos horas antes de las comidas es la forma más segura de garantizar su actividad química protectora. En una reacción de neutralización, el bicarbonato sirve como base débil, contrarrestando parcialmente el ácido gástrico.

Se utiliza en medicina para conseguir resultados rápidos, moderados y sin riesgos. Sus propiedades de base débil le permiten controlar el pH del estómago y del cuerpo, evitando los picos de alcalinidad o acidez que pueden producirse en la orina.

Reduce la humedad en el ambiente

Al depositarse el bicarbonato sódico en un recipiente en forma de polvo, forma una amplia película que puede absorber las partículas de agua que flotan en la atmósfera. Reaccionará con ellas atrapándolas y liberando dióxido de carbono en forma de burbujas, un fenómeno conocido como efervescencia.

Esta reacción impide que la humedad de la habitación se impregne en los recovecos, permitiendo la reproducción de los hongos. También debes tener un vaso de bicarbonato de sodio en polvo en el armario para evitar que los alimentos se enmohezcan.

Hornear pasteles y panes

El bicarbonato de sodio sustituye a las levaduras naturales, produciendo una reacción química similar a la fermentación. El bicarbonato de sodio reacciona con la humedad de la masa para producir dióxido de carbono, un gas que expande la mezcla mientras se hornea.

Está destinado a ser utilizado como detergente

El bicarbonato de sodio en forma de pasta, mezclado con agua, puede aplicarse a una zona sucia o manchada de un vestido. Se puede meter en la lavadora después de aplicarlo y hacerlo reposar durante al menos 5 minutos. La suciedad no deseada se habrá desintegrado durante el proceso de lavado, y el tejido quedará impecable.

Limpieza de las estufas, las ollas, los hornos microondas y los muebles

Cuando se vierte polvo de bicarbonato de sodio sobre la grasa de estufas, ollas y hornos de microondas, junto con un poco de agua, se crea un efecto efervescente que limpia a fondo. Hay que dejar pasar unos minutos para que la grasa se afloje lo suficiente como para retirarla con una esponja de cocina.

Lo mismo ocurre con los muebles sobre los que se ha derramado comida por error. Las manchas pueden descomponerse de la misma manera, y la tela de la tapicería puede renovarse combinando el bicarbonato con un poco de jabón.

Deshazte de los olores desagradables

El bicarbonato tiene la capacidad de eliminar los olores desagradables, debido a sus suaves propiedades desinfectantes. Por ello, se suele utilizar para limpiar cosas, tejidos y superficies. También se puede evitar la aparición de olores indeseables porque elimina la humedad del ambiente.

El bicarbonato de sodio puede espolvorearse dentro de los zapatos para que la humedad natural de los pies no favorezca la invasión de un olor no deseado.

Alivio de las quemaduras solares leves

Las quemaduras solares leves suelen tratarse con bicarbonato de sodio. Para empezar, se hace una pasta con suficiente polvo de bicarbonato y bastante agua. Se dispersa alrededor de la región impactada para ayudar a protegerla de los elementos.

Cuidado del cabello

El bicarbonato de sodio se aplica al cabello para eliminar la suciedad. Se hace con vinagre, que contiene ácido acético y estimula la efervescencia del bicarbonato. Este preparado puede combinarse con champús o aplicarse directamente sobre la piel en una solución acuosa.

Para perder peso

Cuando el bicarbonato de sodio se ingiere en los alimentos, ayuda a equilibrar el pH del cuerpo, haciendo que nuestra dieta sea menos ácida. Esto mejora la degradación de los ácidos grasos, permitiendo que éstos y otros contaminantes se eliminen eficazmente.

Exfoliante del cuerpo

El bicarbonato es una sal formada por diminutos cristales que puede utilizarse como exfoliante dérmico en pomadas, cremas, ungüentos, bálsamos e incluso miel y limón.

Este efecto se consigue gracias a que los cristales de cierta dureza arrastran las partículas de piel muerta de la superficie, dejando al descubierto una capa de piel fresca. Hay que prestar especial atención a las personas cuya piel es susceptible de sufrir esta transformación.

Tomar baños para relajarse

El bicarbonato de sodio se suele aplicar al agua caliente en forma de taza para dar baños relajantes. También se utiliza en la producción de perlas de baño de burbujas. El bicarbonato de sodio, como desodorante natural, elimina los olores desagradables del cuerpo.

Blanquear los dientes

La textura de los cristales que componen el polvo de bicarbonato tiene un efecto exfoliante. Ayuda a eliminar los residuos de sarro y otros factores que dan a los dientes un color oscuro o amarillento cuando se aplica a la pasta de dientes, y también cuando se mezcla con zumo de limón.

Hay que tener en cuenta que su uso prolongado debilita el esmalte dental y provoca el desgaste de los dientes. Es importante buscar el consejo de un dentista para determinar las mejores circunstancias en las que debe utilizarse.

Terapia alternativa contra el cáncer

Debido a su actividad ligeramente alcalina, el bicarbonato de sodio ayuda a mantener un nivel intermedio de acidez en el organismo. Es una forma de reducir los efectos negativos de las especies químicas relacionadas con la quimioterapia. Además, como los tejidos cancerosos favorecen el aumento de la acidez, el bicarbonato puede ayudar a contrarrestarlo.

Efectos secundarios del bicarbonato

Aunque el bicarbonato se considera de bajo riesgo, hay que tener en cuenta que la ingesta de grandes cantidades o con demasiada frecuencia puede provocar afecciones como:

Al reaccionar el bicarbonato con el ácido clorhídrico digestivo, el estómago se satura de gas carbónico, provocando la ruptura gástrica. El tejido gástrico se estira mucho y se desgarra porque ya no puede soportar el esfuerzo. Por ello, no se aconseja tomar más de una cucharadita de este compuesto.

Aumento de los niveles de sodio: consumir una gran cantidad de bicarbonato de sodio provoca una abundancia de átomos de sodio en el cuerpo, lo que hace que los líquidos se almacenen y no estén disponibles para la rehidratación. Habrá una sensación de hambre y se sentirán calambres.

La acidosis es una condición en la que el pH del cuerpo es permanentemente negativo. Las enfermedades pueden ser causadas cuando los niveles de acidez cambian. El líquido vital, por ejemplo, necesita un pH de 6,3; si éste cambia, la acidez se extiende por las células del organismo, alterando los mecanismos de reacción metabólica.