Saltar al contenido

¿Para qué sirve el calcio?

¿Para qué sirve el calcio?

El calcio es un elemento químico que pertenece a los metales alcalinotérreos. Se reconoce por su llama rojiza, que significa que se está transformando en óxido de calcio (CaO).

Pertenece al grupo IIA de la tabla periódica de los elementos químicos y tiene un número atómico de 20. Es uno de los elementos más comunes tanto en la corteza terrestre como en los organismos vivos.

¿Dónde se encuentra?

El calcio es el principal componente de los esqueletos y dientes de los vertebrados, aportando estructura y rigidez. Además, está presente en forma de carbonato de calcio (CaCO3) en los arrecifes de coral y en las conchas de los moluscos, cumpliendo principalmente una función defensiva.

El calcio se encuentra en el cuerpo humano en los huesos, la sangre y la médula ósea, donde enriquece las células sanguíneas al combinarse con otros elementos como el fósforo y el potasio.

¿Para qué sirve el calcio?

El calcio cumple una serie de funciones como elemento químico. Su objetivo es:

  • Mantener la homeostasis
  • Construir los huesos de los organismos vivos
  • Las conchas de los moluscos.
  • Como complemento de construcción en forma de óxido de calcio (CaO).
  • En casos de osteoporosis, como suplemento alimenticio
  • Mejora las contracciones musculares.
  • Transmisión de los impulsos nerviosos
  • Coagulación de la sangre
  • Fabricación de plásticos
  • Extracción y procesamiento de metales
  • Fabricación de pinturas
  • Alimentación del ganado
  • Alimentar a los peces

Ayuda a mantener la homeostasis

El calcio cumple una función esencial en el cuerpo humano al ayudar a mantener la homeostasis. La homeostasis es un sistema de procesos de autorregulación que mantiene controlados los fluidos, las sustancias y las condiciones corporales, incluida la temperatura.

Los huesos están hechos de este material

El calcio, junto con el fósforo y el potasio, forma la sustancia de la que están hechos los huesos de los organismos vertebrados, proporcionando una estructura duradera y un soporte mecánico, y contribuyendo directamente al buen funcionamiento del organismo.

Es fabricado por las conchas de los moluscos

El calcio está presente en forma de carbonato de calcio (CaCO3) en los organismos marinos, como los arrecifes de coral, que forman sus estructuras externas. Las conchas de los caracoles también están hechas de esta sustancia. Este compuesto químico es lo suficientemente resistente como para mantener a estos animales a salvo de los depredadores.

Como complemento en construcción

El calcio, en forma de óxido de calcio (CaO), se utiliza en la construcción en forma de lechada, una mezcla acuosa que, gracias a sus finas partículas, ayuda a penetrar en las porosidades de las superficies donde se vertería el cemento.

Como suplemento dietético

El calcio está disponible en el mercado como suplemento en tabletas. Estos comprimidos se envasan en frascos sin humedad en distintas cantidades. Están diseñadas para ayudar al cuerpo humano a obtener más calcio donde más se necesita.

A este suplemento se le ha añadido vitamina D. El calciferol, una vitamina, es responsable de aumentar la absorción de calcio en los huesos. Se aconseja que las mujeres mayores de cincuenta años tomen el suplemento porque su estructura ósea se está deteriorando.

Las contracciones musculares mejoran

El calcio une químicamente las fibras musculares, lo que les permite mejorar su trabajo mecánico en las mejores condiciones posibles.

Transmisión de los impulsos nerviosos

Los iones de calcio se forman cuando los iones de calcio se encuentran en un entorno acuoso, como el cerebro humano. Como esta partícula está cargada eléctricamente, puede transmitir impulsos eléctricos entre las neuronas.

Coagulación de la sangre

El calcio refuerza las células sanguíneas conocidas como trombocitos o plaquetas, que ayudan a la coagulación. Mejora la velocidad de curación de las heridas.

Fabricación de plásticos

El calcio se utiliza habitualmente como reactivo químico en la industria de los polímeros.

El cloruro de polivinilo (PVC) y el tereftalato de polietileno (PET) son algunos de los productos a los que se destina.

Extracción y refinamiento de metales

El calcio se utiliza para extraer y refinar metales como el cromo, el torio, el circonio y el uranio, sirviendo como agente atrapador de impurezas que rodean al metal deseado.

Fabricación de pinturas

El calcio, en forma de carbonato cálcico CaCO3, se utiliza como producto de pintura por su baja toxicidad, su resistencia a los ambientes exteriores y su capacidad para contribuir a la blancura de la pintura.

Raciones para animales

Uno de los componentes más comunes que se añaden a la alimentación del ganado es el calcio. El ganado lechero se enriquece, además de ofrecer una mejor nutrición para el sistema óseo.

¿Qué alimentos ricos en calcio hay?

Los siguientes alimentos tienen un mayor contenido en calcio:

  • La leche entera, los quesos, la nata, la crema y la mantequill..
  • El pescado, los garbanzos, las lentejas y la soja.
  • Las sardinas, las anchoas, los mejillones, las gambas, el pulpo, las ostras, las gambas y las almejas.
  • Las almendras.

Los productos lácteos contienen el calcio que se almacena mejor en el cuerpo humano porque está bioquímicamente más disponible y concentrado. La vitamina D también puede obtenerse de las mismas fuentes.

Deficiencia o exceso de calcio

¿Cuáles son las consecuencias de una carencia de calcio?

Si una persona come muy poca carne o es vegetariana, el calcio debe tomarse en forma de suplemento.

La descalcificación tiene, entre otras, las siguientes consecuencias:

  • La osteoporosis
  • Agrietamiento y pérdida de piezas dentales
  • Musculatura flácida
  • Problemas nerviosos
  • Depresión
  • Insomnio
  • Calambres
  • Dolores de espalda
  • Acelerar la artritis
  • Acentuar el reumatismo
  • Deficiencias hormonales

¿Cuáles son las consecuencias de consumir una cantidad excesiva de calcio?

El estreñimiento y el endurecimiento de las excreciones pueden ser causados por un exceso de calcio en la dieta. El calcio es un material que puede retener mucha agua, por lo que esto ocurre. Induce un tránsito más difícil y una excreción desagradable al deshidratar las heces a su paso por el intestino grueso.