Saltar al contenido

¿Para qué sirve el cefadroxilo?

¿Para qué sirve el cefadroxilo?

El cefadroxilo es un tipo de antibiótico. Es un derivado químico de la cefalosporina, un antibiótico natural derivado del hongo Cephalosporium acremonium. El cefadroxilo es un antibiótico de amplio espectro que puede tratar tanto las infecciones por gramnegativos como por grampositivos debido a la amplia gama de bacterias que ataca.

El cefadroxilo es un antibiótico que pertenece a la primera generación de antibióticos. Pertenece a la familia de las cefalosporinas, que se divide en cinco generaciones. El rango de acción de la primera generación es el más pequeño. El mecanismo de acción del cefadroxilo depende de la interferencia con los procesos de la pared bacteriana, impidiendo su síntesis y reparación.

Una vez dañada la pared celular bacteriana, se impide la replicación bacteriana y se elimina la infección. El cefadroxilo, como antibiótico principal de la cefalosporina, se utiliza contra las mismas bacterias que ésta, aunque en dosis similares. Los comprimidos y la suspensión oral son dos formas diferentes de administrar el medicamento.

¿Para qué sirve el cefadroxilo?

El cefadroxilo es un antibiótico que se utiliza para tratar una variedad de infecciones comunes causadas por bacterias Gram-positivas y Gram-negativas, especialmente en los casos en que la infección es leve y las bacterias no son inmunes a él.

Es útil para:

  • Tratar una amplia gama de infecciones
  • Tratar las infecciones de la piel y de los tejidos conectivos.
  • Deben evitarse las infecciones del sistema genitourinario.
  • Tratar las enfermedades intestinales.
  • Defender contra las infecciones de las vías respiratorias
  • Deben tratarse las infecciones óseas.

Cuidar de una amplia gama de enfermedades

El cefadroxilo se utiliza para curar enfermedades infecciosas al interferir en la replicación bacteriana. El cefadroxilo se utiliza para tratar las siguientes enfermedades:

  • Erisipela
  • Otitis media
  • Infecciones urinarias
  • Osteomielitis
  • Artritis séptica
  • Amigdalitis
  • Faringitis
  • Infecciones genitales
  • Abscesos infectados
  • Cistitis
  • Endometritis
  • Anexitis
  • Mastitis
  • Infecciones estomacales sensibles
  • Infecciones de la piel
  • Infecciones dentales
  • Septicemia
  • Celulitis
  • Linfangitis
  • Impétigo
  • Úlceras
  • Pielonefritis
  • Fiebre puerperal
  • Neumonía
  • Meningitis
  • Infecciones biliares
  • Prevenir infecciones postoperatorias

Aunque el cefadroxilo es eficaz contra algunas infecciones comunes, especialmente las causadas por ciertos estafilococos, hay que tener en cuenta que cada vez son más frecuentes los patógenos resistentes a este y otros antibióticos.

Infecciones de la piel y del tejido conjuntivo

Los abscesos infecciosos, la celulitis, la erisipela, las úlceras, la linfangitis y el impétigo son sólo algunas de las infecciones cutáneas causadas por bacterias, tanto Gram negativas como Gram positivas.

Las estrías, el enrojecimiento, los brotes purulentos, las llagas y el rascado son síntomas de las infecciones mencionadas, lo que hace que la piel del paciente parezca fácil de controlar durante los cuidados.

Defensa contra las infecciones genitourinarias

Cefadroxil elimina la mayoría de las bacterias que causan infecciones en el tracto genital y urinario. Entre ellas se encuentran la mastitis, la endometritis, la cistitis, la uretritis, la pielonefritis, la vaginitis, la fiebre puerperal y otras enfermedades causadas por patógenos resistentes a ésta u otras penicilinas.

La inflamación y el enrojecimiento del tracto reproductivo y de los conductos urinarios son síntomas de estas infecciones.

Tratamiento de las infecciones intestinales

El cefadroxilo, como muchos otros antibióticos, se utiliza para tratar enfermedades del hígado, los intestinos y otros órganos digestivos. Por ello, se utiliza para tratar la peritonitis, así como las infecciones biliares y hepáticas.

Infecciones de las vías respiratorias

El cefadroxilo es un popular antibiótico utilizado para tratar las infecciones del tracto respiratorio causadas por bacterias cocos, como la neumonía, la faringitis, la otitis media, la amigdalitis y otras infecciones. La inflamación del tejido interno, el dolor punzante y la disnea, o dificultad para respirar, son todos los síntomas.

Tratamiento de las infecciones óseas

El cefadroxilo es un medicamento que se utiliza para tratar las infecciones del tejido óseo. Entre ellas se encuentran la osteomielitis, la artritis séptica y otros trastornos de los huesos, los músculos y los tendones. Se manifiestan en forma de endurecimiento de las articulaciones, dolor intenso y dificultad para moverse.

Contraindicaciones de Cefadroxil

No es una buena idea tomar antibióticos sin consultar primero a un médico y obtener una receta. Aunque muchos antibióticos son de amplio espectro, no todos combaten las mismas bacterias, ni las combaten con la misma fuerza o actividad bioquímica.

A pesar de ser un antibiótico derivado de un tipo diferente de hongo, el cefadroxil no debe utilizarse en pacientes alérgicos a la penicilina, ya que se han notificado casos de cefalosporinas que causan las mismas alergias que las penicilinas. El cefadroxilo sólo puede utilizarse bajo estrecha supervisión en pacientes alérgicos a la penicilina.

El cefadroxilo es un antibiótico de respuesta que sólo se puede adquirir con receta médica cuando un médico haya decidido que su uso es esencial. El cefadroxilo, como todos los derivados de las cefalosporinas, puede atravesar la placenta y excretarse en la leche materna, por lo que no se recomienda su uso a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

El cefadroxilo no debe utilizarse en pacientes que tengan problemas con su flora intestinal, ya que puede destruir las bacterias defensivas de los intestinos, permitiendo que bacterias oportunistas, como Clostridium difficile, invadan los intestinos y causen colitis pseudomembranosa, que puede ser mortal en ciertos casos.

Efectos secundarios del cefadroxilo

Si el cefadroxilo se toma sin protección gástrica y durante un periodo de tiempo prolongado, puede provocar efectos secundarios como:

  • Colitis pseudomembranosa
  • Elevación de transaminasas
  • Prurito
  • Diarrea
  • Urticaria
  • Neutropenia transitoria
  • Angioedema
  • Fiebre
  • Candidiasis en los genitales
  • Vaginitis
  • Artralgia
  • Sarpullido

Cualquiera de estos signos sólo se observa en personas alérgicas al medicamento o que lo han tomado por descuido. En algunos casos, estos efectos secundarios son sólo temporales y desaparecen hasta que se completa la duración del tratamiento. Sin embargo, en raras ocasiones, puede ser conveniente utilizar otros medicamentos para tratar las infecciones oportunistas.