Saltar al contenido

¿Para qué sirve el diseño gráfico?

¿Para qué sirve el diseño gráfico?

El arte de mezclar palabras e imágenes para expresar claramente un significado se conoce como diseño gráfico. No sólo eso, sino que es un esfuerzo artístico y tecnológico que implica el uso de herramientas visuales como el texto, las imágenes, las formas geométricas y el color para expresar ideas. El diseño gráfico es el responsable de la existencia de los anuncios.

Este trabajo se estudia como un programa de grado, en el que los alumnos aprenden las bases y aplicaciones más eficaces de los elementos, así como la psicología que hay detrás de cada uno. Un fondo rojo, por ejemplo, no envía el mismo mensaje que una línea horizontal azul. El diseñador gráfico se encarga de reunir la mejor mezcla de formas, colores y tipos de letra para que una publicidad destaque.

¿Para qué sirve el diseño gráfico?

El diseño gráfico, como su nombre indica, es una profesión que incorpora elementos de arte, comunicación y marketing. Sin embargo, no se encarga de vender ningún producto o servicio, sino de poner un mensaje llamativo delante de los posibles compradores. Dependiendo de la intención de un proyecto, un diseñador gráfico puede ser asignado a uno de los muchos perfiles profesionales.

En consecuencia, el diseño gráfico se utiliza para:

  • La gestión de la producción artística
  • Creación de una marca
  • Desarrollo multimedia
  • Trayectoria del arte
  • Dirección en las artes
  • Diseño de gráficos para ordenadores
  • Diseño de la interfaz gráfica de usuario
  • Diseño de un logotipo
  • Diseño del sitio web
  • Ilustración para medios impresos o interactivos
  • Diseño del embalaje
  • Creación de contenidos visuales
  • Creación de periódicos y revistas

A pesar de que el diseño gráfico se ha trasladado casi por completo a un flujo de trabajo digital en tabletas, ordenadores de sobremesa y portátiles, todavía se utiliza el trabajo manual en papel para producir nuevos proyectos. Adobe Photoshop, Adobe Illustrator, Publisher y Pixie, entre otras, son las aplicaciones de diseño gráfico más comunes y utilizadas en la actualidad.

Elementos del diseño gráfico

El diseño gráfico se compone de un conjunto de elementos que ayudan a la creación, organización, proyección y ejecución de la comunicación visual o de la obra gráfica. Se trata de características geométricas y físicas, e incluyen:

  • El plano, la línea y el punto son los tres elementos que lo componen.
  • Volumen y espacio
  • La simetría y la asimetría son dos tipos de simetría.
  • Ritmo y equilibrio
  • Color y textura
  • Historia y figura
  • El paso del tiempo y el paso del tiempo
  • Formas de estilo gráfico

Según la intención o la forma de proyecto en la que se utilice, el diseño gráfico se divide en muchas categorías. A continuación, se detallan los distintos tipos:

El diseño de persuasión es una forma de diseño que se utiliza para persuadir

  • Interfaz amigable con la administración
  • Arquitectura informativa
  • Construido para el aprendizaje
  • Diseño de instrumentos de control

El objetivo del diseño para la persuasión es captar el interés del público para que una empresa que vende un producto o servicio tenga compradores potenciales y ventas garantizadas. El diseño para la persuasión afecta a la forma en que la gente percibe cuando ve una publicidad.

El desarrollo de formatos estándar para facturas, formularios, recibos y otros documentos comerciales es el tema del diseño para la administración.

La creación de revistas, periódicos, libros y cualquier otro documento que proporcione información es el objeto del diseño informativo. Organiza el texto e incorpora imágenes para que su lectura sea más amena. También es lo que se hace con las señales de tráfico.

El diseño para la educación se encarga de desarrollar libros, monografías y fichas didácticas visualmente agradables para su uso en el aula. Organiza el texto y las imágenes para hacer más ameno el aprendizaje.

El diseño de instrumentos de control se utiliza en la producción de controles para dispositivos cotidianos como cámaras, relojes, ordenadores y televisores. Los bocetos de los botones de estos aparatos están pensados para que su uso sea más intuitivo. El botón de encendido/apagado, por ejemplo, o el de activación del flash.