Saltar al contenido

¿Para qué sirve el ginseng?

¿Para qué sirve el ginseng?

El ginseng es una planta originaria de Asia que crece en el territorio de China. Panax ginseng es el nombre científico de una planta que pertenece a la familia de las araliáceas, que incluye el apio, la hiedra y el ginseng americano. Hay varios tipos de ginseng, pero el Panax ginseng es el más común tanto en la medicina tradicional china como en la occidental.

En esta última se incluyen las raíces tuberosas, cuya forma inusual recuerda al cuerpo humano. El ginseng es una planta que crece hasta 60 centímetros de altura y tiene hojas dentadas (en forma de sierra) divididas en cinco foliolos. Florece cada tres o cuatro años, con diminutas umbelas de racimos violetas que contienen bayas rojizas con una o dos semillas.

Otras especies de ginseng, como el ginseng japonés y el ginseng americano, contienen los mismos principios activos que el Panax ginseng de China, pero no son tan comunes. Actualmente está clasificada como planta en peligro de extinción debido a su uso generalizado, ya que rara vez se encuentra en estado salvaje en su hábitat natural.

¿Cuáles son los beneficios del ginseng?

Aunque la investigación en laboratorio sobre las propiedades y beneficios del ginseng aún está en curso, se ha determinado que esta planta tiene efectos curativos y reguladores en los seres humanos.

El ginseng ayuda a:

  • Efectos reguladores y revitalizantes.
  • Aumentar el apetito sexual y la resistencia.
  • Defender contra la debilidad y el agotamiento
  • Remedio para los problemas gastrointestinales
  • Restablecer la estructura del cerebro.

Impacto en la regulación y la revitalización

El ginseng tiene propiedades bioquímicas que ayudan con las funciones sexuales, emocionales, digestivas, hormonales y otras funciones corporales.

El ginseng se utiliza por diversas razones, entre ellas:

  • Tratamiento de la disfunción eréctil
  • Hay que mantener la resistencia física.
  • El agotamiento es un problema que hay que tratar.
  • Tratar la inapetencia sexual
  • Reducir el deterioro mental.
  • Remediar los problemas gastrointestinales
  • Controlar la diabetes
  • Reducir la presión arterial
  • Mejorar la memoria y la atención
  • Mantiene el vigor sexual.
  • Complementar la dieta.
  • Tratamiento de la anemia
  • Debe evitarse la eyaculación precoz.
  • Se debe reducir el colesterol LDL (colesterol malo) (lipoproteína de baja densidad)
  • Aumentar la libido
  • Fortalece el sistema inmunológico

Mejorar el apetito y vigor sexual

El uso más popular del ginseng ha sido para el tratamiento de la impotencia sexual masculina. Una de las principales razones por las que las plantas silvestres de este género son muy cultivadas y, por tanto, escasas, es por ello.

Se cree que el ginseng facilita una buena irrigación sanguínea, necesaria para que se produzca la erección. Por ello, el té de esta planta se utiliza a menudo para tratar la disfunción eréctil.

Las raíces de ginseng también se utilizan para tratar la frigidez femenina porque se ha demostrado que sus efectos sobre el sistema nervioso ayudan a mejorar la libido de las mujeres.

Defender la debilidad y el agotamiento

La anemia, la debilidad física y el agotamiento se tratan con ginseng blanco, marrón y rojo.

El ginseng contiene grandes cantidades de las siguientes especies químicas:

  • Hierro
  • Cobre
  • Aluminio
  • Manganeso
  • Complejo B
  • Vitamina D
    Esta planta es excelente para tratar la anemia y la debilidad causadas por la falta de los nutrientes mencionados.

Todas las formas de ginseng, tanto el chino como el americano, son muy utilizadas para mejorar el rendimiento físico. Las culturas precolombinas ingerían este último, que se preparaba como tónico contra el agotamiento.

Para cuidar los problemas gastrointestinales

Las raíces de ginseng se han utilizado para tratar problemas intestinales desde hace milenios, especialmente los causados por daños en el hígado, el páncreas y el revestimiento del intestino.

Las infusiones de ginseng son recomendadas por los herbolarios para ayudar a la digestión, las náuseas y la colitis. También se ha demostrado que estas raíces ayudan a prevenir el cáncer de colon cuando se preparan adecuadamente.

Hay que tener en cuenta que el uso prolongado de esta planta puede causar dolor digestivo, estreñimiento y malestar, por lo que debe prepararse y consumirse con precaución.

Restablecer la estructura del cerebro

Una de las aplicaciones más populares de las raíces de ginseng es como revitalizador y restaurador del cerebro. Esto se debe en gran parte a la alta concentración de vitaminas del complejo B, como la tiamina (vitamina B1), que mantiene la mente alerta y funcionando al máximo.

El ginseng contiene vitaminas del complejo B, que contribuyen a:

  • Desarrollar nuevos neurotransmisores (como la serotonina, que regula el estado de ánimo).
  • Regular y almacenar la glucosa para que el cerebro la utilice como energía.
  • Se controlan las sustancias que ayudan al sistema nervioso y a las emociones.

Los componentes metálicos del ginseng también están implicados, como se indica a continuación:

  • El manganeso interviene en la formación de astrocitos, que son células cerebrales que intervienen en las sinapsis y las conexiones neuronales.
  • El hierro es necesario para la formación de plaquetas, el metabolismo celular y la oxigenación de los tejidos.

El ginseng también contiene aminoácidos y oligoelementos esenciales para el buen funcionamiento del cerebro.

El pasado del ginseng

El ginseng se utiliza como planta esencial en la medicina tradicional china desde hace más de 5.000 años. Se creía que las raíces de esta planta lo curaban todo en la antigüedad, y su nombre en latín, Panax, hace referencia a esta creencia en la palabra “panacea” o “remedio milagroso”.

El ginseng se ha utilizado para tratar una variedad de enfermedades y trastornos debido a esta misma creencia. Se creó para tratar problemas del sistema nervioso, impotencia sexual y agotamiento físico y mental.

A pesar de siglos de práctica, la ciencia sólo recientemente se ha decidido a catalogar sus sustancias activas, como:

Los ginsenósidos son una clase de compuestos químicos naturales formados por saponinas triterpenoides, esteroides y glucósidos.

Estos componentes y subcomponentes ayudan a mantener estables los niveles hormonales y de glucosa, a la vez que actúan como depurativos.

Efectos secundarios del ginseng

El ginseng tiene efectos secundarios, sobre todo cuando se toma en grandes dosis o durante un periodo de tiempo prolongado. Como estimulante, tiene el potencial de causar

  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Dolor de estómago
  • Priapismo de tipo leve

El ginseng puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre, pero no es un sustituto de la insulina o de los medicamentos contra la hiperglucemia. Aun así, hay que tener precaución al utilizar esta planta para evitar una descompensación grave de la glucosa.

El ginseng está relacionado con malformaciones congénitas, por lo que no es buena idea tomarlo durante el embarazo.