Saltar al contenido

¿Para qué sirve la aspirina?

¿Para qué sirve la aspirina?

Aspirina es el nombre comercial de un medicamento que contiene el principio activo ácido acetilsalicílico. Es uno de los medicamentos no esteroideos más utilizados como analgésico y antiinflamatorio, y se emplea para tratar una amplia gama de enfermedades leves o moderadas, como los dolores de cabeza, los dolores musculares y el llamado “cuerpo partido” de la gripe.

El sauce blanco se utiliza para fabricar ácido acetilsalicílico, que comienza como salicilaldehído y luego pasa por un proceso de oxidación e hidrólisis para convertirse en ácido salicílico, que luego se cristaliza. El ácido salicílico se trata en el laboratorio con anhídrido acético, que añade el grupo acetilo al mecanismo de síntesis.

La aspirina, también conocida como ácido acetilsalicílico, actúa inhibiendo las prostaglandinas, que son sustancias similares a las hormonas que regulan la presión sanguínea, la inflamación, la coagulación de la sangre y la respuesta del cuerpo al dolor. También actúa como antipirético, bajando la fiebre a dosis moderadas o terapéuticas.

¿Para qué sirve la aspirina?

La aspirina, que suele venderse en forma de comprimidos, se utiliza para:

  • Aliviar el dolor de leve a moderado.
  • Reducir la fiebre.
  • Prevenir problemas internos del organismo y tratar problemas de la piel

Aliviar el dolor de leve a moderado

La aspirina se utiliza con mayor frecuencia para aliviar el dolor muscular y articular porque disminuye la inflamación y ayuda a prevenir la coagulación de la sangre, evitando trombos y coágulos, al inhibir la acción de las prostaglandinas y los tromboxanos.

Los tejidos inflamados afectados por pequeños golpes, contusiones, infecciones y esguinces involuntarios se tratan con este medicamento.

La aspirina se utiliza para tratar diversos dolores, entre ellos:

  • Molestias articulares leves
  • Dolor de muelas
  • Dolor por un esguince de ligamentos
  • La tortícolis
  • Dolor de cabeza o migraña
  • El dolor de la artritis reumatoide es leve
  • El dolor de la artrosis
  • La angina de pecho es una forma de ataque al corazón
  • Molestias por hematomas.
  • Cólicos menstruales que no son demasiado graves
  • La fiebre es reducida

La aspirina también puede utilizarse como antipirético o antifebril, ya que inhibe la ciclooxigenasa (COX) y la interleucina-1, que son sustancias químicas generadas en respuesta al estrés, las heridas y las enfermedades y que tienen un efecto sobre el sistema nervioso.

Para combatir la presencia de microorganismos contagiosos, también inducen un aumento de la temperatura corporal. Con la ayuda de la aspirina, es posible mantener la temperatura corporal en un nivel seguro sin alcanzar niveles inseguros de sobrecalentamiento.

Evita que las condiciones internas del organismo

El ácido acetilsalicílico contribuye a la reducción de los niveles de urea en los riñones y a su eliminación por la orina. Por ello, en los casos en que los niveles de urea son elevados, se utiliza este fármaco.

Además, la aspirina se toma regularmente para evitar el preinfarto y el infarto de miocardio, así como posibles coágulos de sangre que bloqueen el flujo sanguíneo.

La aspirina inhibe sustancias como los tromboxanos, que ayudan al organismo en la formación de coágulos y el cierre de las arterias dañadas, además de frenar el desarrollo de las prostaglandinas. La función principal de este fármaco es la de vasoconstrictor, permitiendo la reducción de la inflamación, así como el libre flujo de la sangre.

La aspirina ayuda a evitar lo siguiente a nivel celular:

  • Infarto agudo de miocardio
  • Preinfartos cardiacos
  • Angina de pecho
  • Tromboembolias
  • Enfermedades cerebrovasculares
  • Ataques isquémicos transitorios
  • Trombosis venosa
  • Embolia pulmonar
  • Ataques de gota
  • Coagulación sanguínea riesgosa
  • Acumulación del ácido úrico
  • Afecciones neurológicas

Trastornos de la piel y su tratamiento

Cuando el ingrediente activo de la aspirina, el ácido acetilsalicílico, se estimula químicamente en el cuerpo, libera ácido acético, que tiene diversas aplicaciones médicas, como la cosmética y la dermatología.

El sauce blanco, que se utiliza para extraer salicilaldehído (el reactivo clave en la producción de aspirina), también tiene propiedades beneficiosas para la piel, especialmente para el acné, las heridas y las manchas.

Por ello, el ácido acetilsalicílico y el ácido salicílico se utilizan en muchas cremas y tratamientos. Mucha gente hace mascarillas y emplastos en casa con pastillas de aspirina trituradas combinadas con diluyentes.

La aspirina es beneficiosa para las siguientes afecciones de la piel

  • Acné
  • Inflamación
  • Manchas
  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Irritación
  • Cicatrices
  • Callos
  • Psoriasis
  • Verrugas

Contraindicaciones de la aspirina

No se necesita una receta para la venta de aspirina en forma de pastillas; sin embargo, es más probable que se requiera una receta para presentaciones como supositorios, inyecciones intravenosas e inyecciones intramusculares, ya que el ácido acetilsalicílico se activa más fácilmente en estos tipos.

La aspirina es un medicamento seguro siempre que se respeten las dosis y no se abuse de ella. Debe evitarse en las siguientes personas

  • Pacientes con trastornos hepáticos, ya que la sobredosis es una posibilidad si el hígado no elimina adecuadamente los residuos del medicamento.
  • Pacientes con problemas renales, ya que la sobredosis es una posibilidad si los riñones no filtran adecuadamente los productos del medicamento.
  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Debido al riesgo de hemorragias que podrían dañar tanto al bebé como a la madre, la aspirina se minimiza o se evita en los días previos al parto.
  • Los bebés con gripe o infecciones víricas corren el riesgo de desarrollar el síndrome de Reye, que provoca encefalopatía, una enfermedad grave.
  • Los pacientes con hemofilia, una enfermedad en la que la capacidad del cuerpo para coagular la sangre está deteriorada, experimentan hemorragias incontrolables. Cuando se toman anticoagulantes, la aspirina no se prescribe a menos que el médico lo indique.

Efectos secundarios de la aspirina

Hay dos escenarios principales en los que se producen efectos secundarios de la aspirina:

  • Cuando un paciente tiene un problema médico y hace caso omiso de las advertencias.
  • Cuando se toma demasiada aspirina

La aspirina produce los siguientes efectos nocivos:

  • Un fuerte aumento de temperatura corporal
  • Hemorragias internas
  • Alergias
  • Úlcera péptica
  • Úlcera duodenal
  • Hemorragias en madres y bebés durante el parto
  • Hemorragias en la menstruación
  • Nefritis
  • Enfermedades arteriales
  • Vómito
  • Diarreas sanguinolentas
  • Sangrado estomacal
  • Hepatotoxicidad
  • Derrames