Saltar al contenido

¿Para qué sirve la cefalexina?

¿Para qué sirve la cefalexina?

La cefalexina es un antibiótico de cefalosporina. Es un antibiótico de primera generación. Se utiliza para tratar infecciones de las vías respiratorias, la piel, los huesos, el oído y las vías urinarias, entre otras.

No es un fármaco muy utilizado; se emplea cuando los microorganismos del organismo han formado algún tipo de resistencia, o como alternativa de reserva en pacientes que han demostrado ser alérgicos a otros medicamentos.

Debido a estas circunstancias, la administración de cefalexina debe ser deliberada y estar alerta. Si se utiliza en exceso, los microorganismos desarrollarán resistencia a ella, lo que hará necesario el uso de antibióticos cada vez más potentes y de mayor alcance.

¿Para qué sirve la cefalexina?

La cefalexina se utiliza para tratar una serie de enfermedades causadas por bacterias, entre ellas:

  • Neumonía
  • Faringitis
  • Actinomicosis
  • Erisipela
  • Infecciones abdominales
  • Infecciones biliares
  • Infecciones cutáneas
  • Infecciones en tejidos blandos
  • Infecciones genitourinarias
  • Infecciones óseas
  • Infecciones en quemaduras
  • Otitis media
  • Sinusitis
  • Fiebre reumática
  • Alergias

La neumonía

La neumonía es una afección en la que los alvéolos pulmonares, o pequeños sacos que capturan el aire para la respiración, se obstruyen con pus y otras secreciones, lo que dificulta la respiración, que es dolorosa y restringida. Como consecuencia, la capacidad del cuerpo para oxigenarse se ve perjudicada.

Tanto las bacterias como los virus causan neumonía. Los más importantes son:

  • Neumococo
  • Virus sincitial respiratorio

La cefalexina, un componente del virus respiratorio sincitial, se encarga de reducir al máximo la población de estos microorganismos en el organismo.

La faringitis

La cefalexina se utiliza para tratar la faringitis, una inflamación de la faringe que puede provocar dolor de garganta, sequedad, enrojecimiento de la mucosa, fiebre y dificultad para hablar.

La actinomicosis

Es una infección bacteriana que afecta sobre todo a la cara y el cuello.

La erisipela

Es una forma de infección de la piel que puede estar causada por un corte, por problemas de drenaje de las venas o del sistema linfático, o por llagas.

Infecciones del abdomen

La cefalexina se utiliza para tratar las infecciones del abdomen, como la peritonitis bacteriana.

Infecciones del conducto biliar

Este medicamento se utiliza para tratar las infecciones de la vesícula biliar, que pueden causar dolor y fiebre.

Infecciones de la piel

La cefalexina trata las infecciones bacterianas de la piel, como la candidiasis, y ayuda a que la piel recupere su salud y aspecto.

Infecciones de los tejidos blandos

Este fármaco se dirige a estas infecciones bacterianas, extremadamente raras pero mortales, que pueden matar los tejidos musculares y dejarlos inmóviles.

Infecciones del sistema genitourinario

La cefalexina se utiliza para tratar las infecciones bacterianas del aparato reproductor y excretor.

Las infecciones óseas se tratan con este medicamento, que se utiliza para tratar las infecciones del tejido óseo causadas principalmente por bacterias.

Infecciones causadas por quemaduras

Las causan los microorganismos que entran en contacto con la zona afectada por la quemadura. Se infiltran en el tejido y se alimentan de las células moribundas.

Otitis media

La presencia de bacterias provoca una inflamación en la región media del oído medio.

La sinusitis

La sinusitis es una inflamación de los senos paranasales causada por bacterias, aunque también puede estar causada por virus u hongos.

La fiebre reumática

La cefalexina es eficaz para prevenir la fiebre reumática, una enfermedad infecciosa que puede desarrollarse tras una infección por bacterias estreptococos.

Intolerancias

Las infecciones pueden beneficiarse del uso de la cefalexina como alternativa a la penicilina en pacientes que son alérgicos a ésta.