Saltar al contenido

¿Para qué sirve la dicloxacilina?

¿Para qué sirve la dicloxacilina?

La dicloxacilina es un antibiótico de venta con receta. Pertenece a la familia de los antibióticos de la penicilina. Se utiliza para tratar las infecciones bacterianas inhibiendo el crecimiento de la pared celular bacteriana y, por tanto, matándola. Los microorganismos mueren como consecuencia de la ralentización del proceso biológico y no pueden reproducirse.

La dicloxacilina se utiliza para tratar las bacterias que son inmunes a otras penicilinas. Las dosis pueden tomarse por vía oral en forma de comprimidos, píldoras o cápsulas, o por vía intravenosa en forma de solución. Las cápsulas son el método más común.

En sus presentaciones comerciales se utilizan entre 12 y 20 cápsulas en polvo. Están disponibles en dosis de 250 mg y 500 mg de dicloxacilina sódica. La solución inyectable está disponible en ampollas de dicloxacilina sódica de 250mg o 500mg.

¿Para qué sirve la dicloxacilina?

Como antibiótico, la dicloxacilina se utiliza para

  • Destruir las bacterias que causan enfermedades.
  • Tratar una amplia gama de enfermedades infecciosas
  • Defender contra la bronquitis
  • Tratar la amigdalitis causada por una bacteria.
  • La neumonía es curable.
  • La artritis séptica debe ser tratada.
  • Defender contra la celulitis bacteriana
  • Tratamiento de la osteomielitis

Destruir las bacterias que causan la enfermedad

El antibiótico dicloxacilina se utiliza para tratar infestaciones bacterianas como:

  • Bordetella pertussis
  • Chlamydophila pneumoniae
  • Staphylococcus aureus
  • Estreptococo hemolítico
  • Mycoplasma pneumoniae
  • Otros neumococos

Su función es exclusiva de este tipo de infecciones, y es ineficaz o poco eficaz en otras infecciones bacterianas.

Trata una amplia gama de enfermedades infecciosas

La dicloxicilina se utiliza para tratar y aliviar las infecciones causadas por bacterias que son inmunes a otros antibióticos.

Entre ellas se encuentran las siguientes enfermedades:

  • Abscesos pulmonares
  • Afecciones cutáneas
  • Amigdalitis
  • Artritis séptica
  • Bronconeumonía
  • Bronquitis
  • Celulitis bacteriana
  • Empiemas pulmonares
  • Infecciones en heridas
  • Faringitis
  • Hidrosadenitis
  • Impétigo (ampollosoforunculosis)
  • Neumonias
  • Osteomielitis
  • Piodermitis
  • Piomiositis
  • Síndrome de piel escalada

La bronquitis

La bronquitis es una infección bacteriana de los bronquios que se trata con dicloxacilina. Los estreptococos, la Bordetella pertussis, el Mycoplasma pneumoniae y la Chlamydophila pneumoniae son algunos de los patógenos que la provocan.

La amigdalitis

La dicloxacilina combate el Streptococcus pyogenes, una bacteria que vive en las vías respiratorias y que no es peligrosa durante mucho tiempo hasta que provoca una inflamación y las defensas del paciente se ven comprometidas.

El fármaco mata al Streptococcus pyogenes, por lo que es adecuado para situaciones en las que la bacteria ha desarrollado resistencia a los antibióticos comunes.

Tratamiento de la neumonía

La dicloxacilina se utiliza para tratar las neumonías persistentes y crónicas porque mata los neumococos que causan la infección en las vías respiratorias.

Tratamiento de la artritis séptica

La artritis séptica es una enfermedad causada por una herida infectada cerca de las articulaciones, y este antibiótico se utiliza para tratarla. También la provocan los microorganismos patógenos que se propagan por la sangre y dañan las articulaciones.

La artritis séptica crónica está causada por patógenos como Candida albicans y Mycobacterium tuberculosis, y para tratarla se utiliza la dicloxacilina.

Cómo deshacerse de la celulitis bacteriana

Este medicamento se utiliza para tratar la celulitis infecciosa causada por las bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus que entran en la piel a través de rasguños o cortes, infectándola y causando celulitis bacteriana.

La epidermis se estira como consecuencia de la infección, dejando pliegues y pequeñas grietas de color más claro.

Tratamiento de la osteomielitis

Patógenos como la bacteria Staphylococcus aureus causan osteomielitis, que es una infección ósea. Como estas bacterias también son inmunes a otros antibióticos, la dicloxacilina se prescribe para tratar esta forma de infección ósea interna.

Contraindicaciones de la dicloxacilina

Los antibióticos no pueden tomarse nunca sin un diagnóstico y una prescripción médica. Todos los antibióticos, incluidos los químicos, pueden provocar reacciones alérgicas o un choque anafiláctico.

Se utiliza para evitar la administración de dicloxacilina a personas con riesgo de padecerla, como:

  • Personas embarazadas
  • Niños en sus primeros años de vida
  • Pacientes de enfermedades de larga duración
  • Los pacientes que han consumido bebidas alcohólicas.
  • Los pacientes adictos a la tetraciclina son aquellos que toman tetraciclinas de forma regular.
  • Pacientes sensibles a la dicloxacilina
  • Pacientes con nefritis intersticial
  • Pacientes que padecen edema angioneurótico
  • Pacientes que sufren un shock anafiláctico

No debe utilizarse para tratar virus o infecciones infecciosas como la gripe o el sarampión, ya que sólo actúa contra las bacterias.

Este antibiótico supone el riesgo de erradicar o alterar la microbiota habitual, que son microorganismos beneficiosos que ayudan al organismo a realizar funciones biológicas. En consecuencia, las bacterias nocivas y oportunistas podrían aprovechar la situación para infiltrarse en los órganos.

Al ser un antibiótico potente con estos peligros, la dicloxacilina sólo debe ser recomendada por un médico y no debe autoadministrarse.

Efectos secundarios de la dicloxacilina

La principal consecuencia del uso indiscriminado de antibióticos es el desarrollo de resistencia a los antibióticos en los agentes patógenos, lo que da lugar a bacterias más resistentes a los antibióticos.

A continuación, se indican los efectos secundarios de los pacientes alérgicos a la dicloxacilina:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Flatulencias (gases)
  • Mal aliento
  • Trastornos gastrointestinales
  • Dolor epigástrico
  • Reacción anafiláctica
  • Urticaria
  • Prurito
  • Comezón
  • Ictericia
  • Elevación de las transaminasas tipo TGO