Saltar al contenido

¿Para qué sirve la fluoxetina?

¿Para qué sirve la fluoxetina?

El medicamento antidepresivo clorhidrato de fluoxetina se conoce con los nombres comerciales de fluoxetina o Prozac. Dicho de otro modo, es un medicamento que aumenta los niveles de serotonina en el cerebro. Regula el estado de ánimo alterando la química cerebral.

Los niveles de serotonina en el cerebro de las personas con depresión suelen ser peligrosamente bajos. Se trata de un neurotransmisor, una de las sustancias químicas que intervienen en la regulación de las emociones humanas, y debería estar presente en una cantidad saludable. El Prozac y otros medicamentos ayudan a mantener el estado de ánimo estable, evitando los descensos repentinos.

El clorhidrato de fluoxetina se recetó por primera vez en 1987 para tratar diversas enfermedades mentales. Se estudió a pacientes diagnosticados de depresión mayor menores de 18 años durante 5-6 semanas para ver si tenía éxito.

¿Para qué sirve la fluoxetina?

Debido a la facilidad con la que reacciona en el organismo para iniciar su acción, el clorhidrato de fluoxetina es el tipo de fluoxetina más conveniente.

Se utiliza para tratar una variedad de enfermedades y afecciones mentales, entre ellas:

  • Depresión mayor
  • Anhedonia
  • Trastornos obsesivos compulsivos (TOC)
  • Anorexia nerviosa
  • Estrés postraumático
  • Síndrome de Tourette
  • Trastorno bipolar
  • Baja autoestima
  • Casos de alcoholismo
  • Cataplejías
  • Insomnio
  • Falta de concentración
  • Problemas de memoria
  • Migrañas
  • Narcolepsia
  • Problemas de aprendizaje
  • Trastorno de déficit de atención
  • Trastorno dismórfico menstrual
  • Trastornos de ansiedad

Trastorno depresivo mayor

La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por un sentimiento de desesperanza que dura mucho tiempo. Provoca problemas en la vida cotidiana y presenta los siguientes síntomas

  • Alteraciones del sueño
  • Anhedonia (ausencia total de placer en todo)
  • Fluctuaciones del apetito
  • Pérdida de interés por las actividades cotidianas
  • Cansancio
  • Sentimientos de culpa
  • Baja confianza en sí mismo
  • Ralentización de los pensamientos
  • Incapacidad para concentrarse

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo-compulsivo es una enfermedad psiquiátrica en la que el paciente experimenta ideas, emociones, impulsos o imágenes recurrentes y repetidas, todas ellas relacionadas con el mundo exterior.

La persona las percibe como innecesarias e incluso irrazonables. Como tiene miedo de las influencias del entorno, tiene un fuerte deseo de control, orden e higiene. Le producen ansiedad y le dificultan la interacción con otras personas y el funcionamiento.

La eficacia de la fluoxetina a largo plazo (más de 13 semanas) aún no se ha demostrado; por ello, cuando se utiliza este fármaco, es importante hacer un seguimiento de su eficacia.

Anorexia nerviosa

Cuando hay bulimia nerviosa, se prescribe clorhidrato de fluoxetina. Este medicamento disminuye la ansiedad de la persona, lo que le permite darse atracones (comer en exceso) y el posterior vómito deliberado.

La eficacia de la fluoxetina en el tratamiento de la bulimia nerviosa sólo se ha demostrado hasta ahora en un periodo de 16 semanas. Es conveniente vigilarla.

Aunque la fluoxetina tiene el beneficio de estabilizar el apetito y la posibilidad de perder peso, hay que tener en cuenta que es mejor utilizarla para su función original, que es la de antidepresivo.

Trastornos del sueño

El clorhidrato de fluoxetina es un medicamento utilizado para tratar una variedad de trastornos del sueño, incluyendo:

  • Insomnio
  • Cataplexia
  • Narcolepsia

Esta aplicación se debe a su capacidad para aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, lo que puede mejorar el estado de alerta del paciente. Sin embargo, hay que recordar que su función principal es la de antidepresivo, no la de regulador del sueño.

Reducción de la adicción a los opioides

A pesar de ser un medicamento que causa dependencia, la fluoxetina se utiliza para minimizar la dependencia de otras drogas, como el alcohol, la cocaína y la heroína, al aumentar los niveles de serotonina en el cerebro y crear una sensación de bienestar.

Aunque es una sustancia controlada que debe adquirirse con receta médica, está ampliamente disponible en algunos países. Esto puede llevar al libertinaje, al consumo de alcohol y a la automedicación; por ello, es importante conocer los riesgos y las contraindicaciones.

Efectos secundarios de la fluoxetina

Cuando se toma clorhidrato de fluoxetina, puede provocar efectos secundarios, que varían según la cantidad que se tome:

  • Efectos secundarios posibles
  • Efectos secundarios por sobredosis

Efectos secundarios que pueden producirse

Los pacientes con sensibilidad a la composición del fármaco pueden experimentarlos durante su uso regular.

  • Alteración del deseo sexual
  • Disminución de la capacidad sexual
  • Convulsiones
  • Debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para tragar
  • Dolor articular
  • Dolor de garganta
  • Fiebre
  • Sudoración
  • Confusión
  • Latidos cardiacos rápidos (taquicardia)
  • Latidos cardiacos irregulares (ritmo paradójico)
  • Rigidez muscular intensa
  • Inflamación del rostro
  • Inflamación de garganta
  • Hinchazón de lengua, labios y ojos
  • Hinchazón de pantorrillas, tobillos, pies y manos
  • Náuseas
  • Nerviosismo
  • Pérdida de peso
  • Pérdida del apetito
  • Sarpullido
  • Sequedad en la boca
  • Somnolencia
  • Sudoración excesiva
  • Temblor incontrolable en alguna parte del cuerpo
  • Urticaria
  • Alucinaciones

El clorhidrato de fluoxetina puede causar problemas en los pulmones, los riñones y el hígado en algunas personas. Cuando se combina con otros medicamentos y con bebidas alcohólicas, los mecanismos de reacción pueden modificarse.