Saltar al contenido

¿Para qué sirve la lecitina de soja?

¿Para qué sirve la lecitina de soja?

La fosfatidilcolina y otros lípidos saponificables se conocen como lecitina. Es decir, se hidrolizan en soluciones alcalinas, formando ésteres de ácidos grasos en el proceso (comúnmente conocidos como “jabón”).

La fosfatidilcolina, por ejemplo, tiene un efecto emulsionante en una combinación de sustancias poco miscibles como el agua y el aceite. La lecitina de soja es una grasa de color marrón amarillento derivada de la grasa vegetal de la soja. Se obtiene tras muchos procesos de transformación de las semillas.

Theodore Gobley, un farmacéutico francés que consiguió extraer la lecitina de la yema de huevo, la aisló en 1846. Con el progreso de la química, se han descubierto nuevas fuentes de lecitina y fosfatidilcolina.

¿Para qué sirve la lecitina de soja?

La soja es actualmente una de las materias primas más utilizadas para fabricar lecitina. Por ello, la lecitina de soja es una de las más comunes, que se encuentra en los alimentos y se prescribe para diversos tratamientos médicos alternativos. Su actividad emulsionante ayuda a que las grasas se descompongan y eliminen con mayor eficacia, por lo que se utiliza para tratar la arteriosclerosis.

La lecitina de soja se utiliza en las siguientes aplicaciones:

  • Mejorar la digestión
  • Adelgazar
  • Prevenir la creación de cálculos
  • Prevenir las enfermedades cardiovasculares
  • Se emulsionan los compuestos de los alimentos

Mejora el proceso digestivo

El consumo de alimentos procesados que contienen lecitina de soja ayuda a descomponer los alimentos grasos, lo que simplifica la digestión y elimina la sensación de pesadez.

Es beneficiosa para la pérdida y el control de peso

Debido a sus propiedades emulsionantes, que hidrolizan las moléculas de grasa, la lecitina de soja interviene en el metabolismo de las grasas. Las dietas y regímenes destinados a reducir la grasa corporal y las medidas del cuerpo prescriben la ingesta de lecitina.

Se emplea en la prevención de la formación de cálculos

El consumo de lecitina de soja ayuda a la capacidad de la bilis para desintegrar las grasas ingeridas, como el colesterol, así como las grasas contenidas en la propia bilis, impidiendo el desarrollo de cúmulos y cálculos biliares.

El colesterol en la bilis parece cristalizarse, causando un malestar insoportable al intentar pasar por los conductos biliares. La lecitina aumenta el flujo de la bilis en estos conductos al degradar las grasas que, de otro modo, quedarían retenidas y causarían obstrucciones.

Prevención de enfermedades cardiovasculares

El uso de lecitina de forma regular se recomienda para la prevención de afecciones como la arteriosclerosis y otras dolencias causadas por los altos niveles de colesterol en las arterias.

Agentes emulsionantes en los alimentos

La lecitina de soja puede utilizarse como emulsionante en diversos alimentos. Interviene combinando fragmentos de sustancias que de otro modo no interactuarían, como el agua y el aceite de la mayonesa.

¿Existe algún riesgo de que el uso de la lecitina de soja tenga consecuencias negativas?

Sí, existen efectos secundarios derivados del consumo de lecitina de soja, y pueden producirse en las siguientes situaciones

  • Intolerancia a la lecitina de soja
  • La sobredosis es un riesgo, especialmente cuando se consumen en exceso suplementos a base de lecitina de soja.

Hay que tener en cuenta que los casos de sobredosis de lecitina de soja han aumentado en los últimos años, debido a que la medicina convencional y los enfoques alternativos han empezado a considerarla como un “producto milagroso”, basado en suposiciones sin fundamento y no en estudios científicos.