Saltar al contenido

¿Para qué sirve la menta?

¿Para qué sirve la menta?

La menta, también conocida como hierbabuena, es una planta herbácea de la familia Mentha. Es una de las hierbas más aromáticas utilizadas en la cocina. Las culturas antiguas consideraban que la fragancia de la menta tenía propiedades mágicas. Se ha utilizado tanto con fines esotéricos como recreativos.

La planta de menta crece hasta 30 centímetros de altura y 50 centímetros de ancho en su parte más ancha. Sus hojas son en su mayoría de color verde brillante y tienen una textura ligera. Se pueden identificar por sus crestas repetidas, que las diferencian de otras especies de plantas.

La RAE es versátil en este sentido, ya que no se registra una etimología clara para este caso. Su nombre puede escribirse como “hierbabuena” o “yerbabuena”. Aunque esta planta fue catalogada como cultivo apto para el consumo humano alrededor del año 1750, su uso tiene una historia más larga.

¿Para qué sirve la menta?

La menta piperita es una planta aromática que se utiliza con diversos fines, incluidos los medicinales y los nutricionales.

La menta piperita puede utilizarse para una variedad de cosas.

  • Aromatizar el ambiente
  • Añadir sabor a los alimentos
  • Tratar problemas estomacales
  • Aliviar los dolores de cabeza
  • Descongestionar el sistema bronquial
  • Tratar quemaduras o heridas que se hayan inflamado
  • Deshacerse del mal aliento

Para dar una fragancia al aire

La menta se ha utilizado para dar una fragancia distintiva y dominante en los hogares desde la Edad Media. Además, cuando la escasez de agua impedía las duchas regulares, la gente llevaba manojos de esta planta para enmascarar el olor corporal.

La menta ganó popularidad en otras áreas como resultado de los avances tecnológicos, y se utilizó en alimentos e infusiones medicinales.

Condimentos para la comida

Muchos cocineros y chefs utilizan la menta para ofrecer un tono más fresco a diversos platos debido a su distintivo aroma y sabor. Basta con añadir una o dos hojas de esta hierba, ya que su sabor es dominante. Este condimento se elige en función de los ingredientes que se vayan a utilizar para cocinar los alimentos.

Es muy útil añadir menta bien molida a la carne preparada en productos como la salchicha para evitar la producción innecesaria de gases y la inflamación intestinal tras su consumo.

Para aliviar el dolor de estómago

La menta se utiliza en una variedad de remedios caseros para tratar los problemas estomacales, incluyendo:

  • Náuseas
  • Indigestión
  • Cólicos
  • Gases

Esto se debe a que incluye compuestos químicos que ayudan a la relajación de los músculos lisos del tracto digestivo. Se puede consumir en infusiones o masticando directamente las hojas de la planta.

Alivia los dolores de cabeza

La menta se utiliza para aliviar los dolores musculares y de cabeza. Coloque varias hojas de esta planta en agua caliente durante cinco minutos para extraer la esencia. Estas molestias pueden aliviarse mediante una infusión a una temperatura agradable.

Para desatascar los bronquios

Cuando se inhala durante un tiempo prolongado, el vapor del té de menta ayuda a disolver la mucosidad que congestiona las vías respiratorias. El flujo de este vapor debe ser constante y a una temperatura alta que el paciente pueda tolerar.

Para tratar quemaduras o heridas que se han inflamado

La menta, machacada y molida hasta formar una pasta, puede utilizarse para tratar quemaduras o heridas leves. Proporciona una sensación de frescor a la vez que favorece la recuperación de las células de la piel.

Deshacerse del mal aliento

Dado que la menta tiene propiedades antimicrobianas, puede utilizarse para tratar de forma natural el mal aliento y evitar problemas de higiene dental. No tiene efectos secundarios médicos conocidos y no interfiere con el uso de otros medicamentos para tratar los mismos problemas.

Cultivo de la menta piperita

La menta piperita crece fácilmente en cualquier suelo fértil y necesita mucha agua para crecer. Esta planta tiene una serie de características que influyen en su crecimiento:

  • Debe haber una zona disponible en la que pueda crecer con amplia sombra.
  • Tolera el sol y las heladas hasta cierto punto.
  • Cuando el clima es suave y llueve mucho, crece por sí sola sin ningún tratamiento especial.
  • Su aroma avisará al cultivador de cuándo es el mejor momento para cosechar y utilizarla para distintos fines.