Saltar al contenido

¿Para qué sirve la menta?

¿Para qué sirve la menta?

La menta, también conocida como “mentha”, es una planta herbácea perenne de la familia Lamiaceae que pertenece al género Mentha. Esta familia contiene una gran variedad de especies de plantas, muchas de las cuales pueden confundirse con la menta. Debido a su fragancia y sabor, la menta es una de estas fuentes populares de confusión.

La menta es la primera de una larga serie de hierbas aromáticas de mesa con la distribución más amplia del mundo. Es de origen asiático, pero su popularidad creció en Europa durante el Siglo de Oro. Era uno de los utensilios favoritos de la nobleza y la aristocracia para disimular el mal olor en las épocas de escasez de agua y falta de baño por su aroma.

La menta es una de las plantas más populares en los jardines domésticos y en las hortalizas debido a su facilidad de crecimiento. La menta destaca como especie vegetal por su versatilidad, ya que puede utilizarse en la alimentación, la medicina y la higiene personal.

¿Para qué sirve la menta?

La menta se utiliza a veces en forma de infusión como hierba medicinal. Se añaden suficientes hojas de menta a una taza de agua caliente para asegurar que se extrae la esencia por completo. Tendrá un aroma fresco que se intensificará hasta convertirse en picante cuando se concentre. Esto se debe a la presencia de mentol, un terpeno o isoprenoide que es volátil y medible en la atmósfera.

La menta puede utilizarse para una gran variedad de cosas:

  • Efecto somnífero
  • Relajación musculoesquelética
  • Deshacerse de los problemas ginecológicos
  • Mejorar la concentración mediante el control de la producción de grasa en la piel
  • Tratar dolencias comunes

Efecto somnífero

La menta contiene sustancias calmantes que ayudan al usuario a entrar en un estado de estupor, permitiéndole conciliar el sueño más fácilmente. Se recomienda tomar una infusión de menta antes de acostarse porque, además de evitar el insomnio, ayuda a las personas que roncan por la noche al descongestionar las vías respiratorias.

Relajación musculoesquelética

El aceite esencial de menta es comúnmente utilizado por las mujeres en los baños de agua tibia. Los vapores de la esencia tienen un efecto calmante en el cuerpo y proporcionan una sensación de frescura y bienestar cuando se inhalan.

En estos baños se libera la tensión de los músculos, lo que disuelve el reflejo tensor del tejido muscular. Esto se consigue combinando el aroma con la temperatura elevada, lo que suele ayudar al descanso óptimo del consumidor.

La inflamación causada por los tacones altos o por caminar demasiado puede reducirse sumergiendo los pies en un concentrado de menta caliente. No es un abrasivo ofensivo, por lo que no causa ningún problema dermatológico.

Deshacerse de los problemas ginecológicos

La menta puede ayudar con una variedad de infecciones y problemas vaginales, entre ellos:

  • Vulvovaginitis
  • Vulvitis
  • Secreción del cuello uterino
  • Picor excesivo
  • Picor durante el ciclo menstrual

La menta puede utilizarse en forma de inyección, compresa o bebida. Los resultados, así como la velocidad a la que se producen, se interpretarán de forma diferente según la forma en que el usuario utilice la menta.

Controlar la cantidad de grasa producida por la piel

Esta hierba tiene el potencial de regular la cantidad de grasa producida por la piel. Es una alternativa perfecta a la irrigación de la dermis con otros productos químicos, que podrían desencadenar daños graves y permanentes a largo plazo.

Aumenta tu concentración

La menta tiene un fuerte aroma que ayuda a mejorar la memoria y la concentración. Es una gran opción para los estudiantes que se estresan en época de exámenes. Basta con colocar unas ramitas de menta fresca en agua cerca de donde investigas actualmente para aprovechar los beneficios de esta hierba.

Tratar dolencias comunes

La menta alivia una serie de afecciones que afectan a las vértebras y los músculos, así como las contracturas, la artritis y las tensiones. Se puede tratar de forma regular porque es una opción segura que no supone ningún riesgo para el paciente. Se recomienda suspender su uso si se observa algún signo de degradación o molestia.

Contraindicaciones de la menta

La menta no está recomendada para las personas que padecen las siguientes afecciones en determinadas formas de fabricación:

  • Personas que estén embarazadas
  • Mujeres en periodo de lactancia
  • Niños menores de diez años
  • Pacientes que sean alérgicos a los componentes de la menta
  • Pacientes hipersensibles a los componentes de la menta.