Saltar al contenido

¿Para qué sirve la ranitidina?

¿Para qué sirve la ranitidina?

La ranitidina es un medicamento que impide la formación de ácido gástrico y, por tanto, se utiliza para tratar problemas gastrointestinales. Pertenece a la clase de fármacos antihistamínicos.

La ranitidina suele administrarse sola o junto con otros medicamentos. El metaloide bismuto, por ejemplo, suele utilizarse para tratar las afecciones causadas por la bacteria Helicobacter pylori. Los antibióticos también se utilizan para tratar otras formas de infecciones en el tracto gastrointestinal.

Es un medicamento que normalmente se toma por vía oral, pero también puede administrarse por vía intravenosa o tópica. Por vía oral es el método más popular, y los comprimidos son la forma comercial más común. El cuerpo lo eliminará a través del sistema urinario una vez que haya completado su operación química.

¿Para qué sirve la ranitidina?

La ranitidina es un medicamento comúnmente recetado y utilizado que ayuda a tratar una variedad de trastornos de los órganos del sistema digestivo.

La ranitidina es beneficiosa en las siguientes situaciones:

  • Manejar la hipersecreción.
  • Encargarse de los casos graves de acidez estomacal
  • Reflujo del esófago y del estómago
  • Tratar enfermedad esofágica erosiva.
  • Tratar una úlcera gástrica que se ha activado.
  • Tratar una úlcera duodenal que sigue activa.
  • Tratar la indigestión.

La ranitidina está disponible en una variedad de formas, incluyendo tabletas comprimidas, tabletas efervescentes, gránulos y jarabe. Las inyecciones intravenosas y la aplicación tópica o cutánea son opciones menos populares.

Los comprimidos efervescentes deben disolverse en agua para liberar el activo de la ranitidina, así como una liberación de dióxido de carbono que carbonatará el agua.

Para ayudar en los problemas estomacales

La actividad farmacológica de la ranitidina ayuda a las personas con diversos problemas gastrointestinales, entre ellos:

La acidez estomacal es causada por una sobreabundancia de ácido clorhídrico en el estómago. Los pacientes con trastornos patológicos como el síndrome de Zollinger-Ellison y la indigestión están en riesgo.

La úlcera gástrica provocada cuando un paciente tiene gastritis o está sometido a altos niveles de estrés constantes provoca una úlcera gástrica, que es un desgaste del tejido del estómago.

Hemorragia: La ranitidina puede utilizarse para tratar las hemorragias causadas por las afecciones mencionadas anteriormente.

La ranitidina se utiliza para tratar las úlceras gástricas activas durante un breve periodo de tiempo y después como terapia preventiva terapéutica durante unas seis semanas, dependiendo de la evolución del paciente.

La ranitidina se utiliza para tratar las úlceras duodenales activas durante cuatro semanas o antes de que mejore la salud del paciente.

Antes de consumir alimentos ricos en grasas o picantes, algunas personas toman una dosis de ranitidina. Se recomienda tomar el fármaco entre 30 y 60 minutos antes de la comida para que funcione correctamente. Esto reduce la acidez y evita la formación de lesiones en los intestinos.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la ranitidina

La ranitidina debe consumirse con precaución para evitar la manifestación avanzada de enfermedades como:

  • Cáncer de duodeno
  • Cáncer de estómago

El uso de este fármaco de forma regular e innecesaria puede ocultar los síntomas de muchas enfermedades, permitiendo que pasen desapercibidas durante largos periodos de tiempo.

Si el paciente padece una enfermedad renal, el médico debe especificar la dosis y la frecuencia con la que debe tomarse.

En los casos en que el paciente tenga una enfermedad renal, debe suspenderse su consumo:

  • Mareos
  • Somnolencia
  • Insomnio
  • Vértigo
  • Confusión mental reversible
  • Agitación
  • Depresión
  • Alucinaciones

Al tratarse de un medicamento sin receta, lo mejor es consultar primero con un médico y leer detenidamente las instrucciones y las indicaciones de uso.

Si el dolor continúa, debe dejar de tomar la ranitidina y acudir a un médico para que le haga una nueva prescripción.