Saltar al contenido

¿Para qué sirve la semilla de chía?

¿Para qué sirve la semilla de chía?

La chía, conocida científicamente como Salvia hispanica, es una hierba de la familia de las lamiáceas originaria de la región centro-sur de México, así como de Centroamérica, donde era ampliamente consumida por pueblos indígenas como los aztecas (o mexicas) y los mayas.

Los documentos oficiales de los conquistadores en el Códice de Mendoza representan una de las primeras apariciones de esta planta en el panorama antiguo. En ellos se describe cómo los aztecas utilizaban esta especie vegetal durante sus largas jornadas de caza. Las semillas se consumían para suprimir el hambre y mantener el cuerpo activo durante más tiempo.

La composición química de la semilla de chía es rica en fibra, vitaminas, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3. Tiene un buen sabor y también es fácil de combinar con otros alimentos.

¿Para qué sirven las semillas de chía?

Las semillas de chía son un alimento versátil con muchos beneficios para la salud.

Las semillas de chía pueden utilizarse para una variedad de cosas, entre ellas:

  • Reducir el peso
  • Mantener el corazón sano
  • Los atletas se beneficiarían
  • Favorecer la hidratación del cuerpo
  • Como laxante
  • Generar energía
  • Aumentar la masa muscular depurando así el organismo
  • Reducir los dolores articulares
  • Protegerse de las consecuencias del mundo

Servir como medio para perder peso

La semilla de chía tiene una serie de ventajas, pero la más importante, y la razón de su popularidad, es que ayuda a generar saciedad y a eliminar la ansiedad asociada a comer entre horas. Esto se consigue de forma normal y bioquímicamente segura.

La semilla de chía se extiende en el estómago, consumiendo hasta 10 veces su peso en agua, lo que produce una sensación de saciedad. También es posible mantener una dieta sin sucumbir a los antojos.

Las semillas de chía le ayudarán a perder peso si las consume de la forma adecuada. También es una buena idea mezclar algo de actividad física para complementar el impacto de las semillas y acelerar el metabolismo.

Ayuda a la protección del corazón

La chía es un alimento que preserva la funcionalidad y vitalidad del corazón al contener una gran cantidad de fibra y omega 3. Para aquellos que sufren de enfermedades del corazón o presión arterial alta, actúa como un fuerte catalizador en la reducción del colesterol y la presión arterial.

Ayuda a minimizar la grasa corporal cuando se consume con moderación y como parte de una dieta rica en frutas y verduras. Además, algunos estudios demuestran que la chía reduce la subida de los niveles de azúcar en sangre.

Los deportistas se benefician

Las semillas de chía son útiles para los deportistas porque contienen nutrientes como:

  • Los carbohidratos, también conocidos como azúcares, ayudan a la producción de energía.
  • Las proteínas se incorporan a las fibras musculares para reforzarlas.
  • Las vitaminas ayudan al cuerpo a absorber una amplia gama de nutrientes.
  • Potasio: Un mineral con altos niveles de potasio que favorece el buen funcionamiento de los músculos y su alta eficiencia.

Favorece la hidratación del cuerpo

La semilla de chía tiene la capacidad de retener una cantidad significativa de agua, hasta diez veces su propio peso. Esta propiedad permite que el agua sea absorbida constantemente por el cuerpo cuando se consume en jugos, por ejemplo.

Dado que mantiene una reserva de agua, esta función es útil para prevenir la deshidratación.

Son productoras de energía

Las semillas de chía aportan al cuerpo humano una cantidad de compuestos químicos disponibles para su conversión en energía, al suministrar una fuerte carga de nutrientes como los hidratos de carbono.

Al metabolizar estas moléculas complejas, el cuerpo obtiene 4 calorías por cada mol de carbohidratos accesible.

Las semillas de la planta de chía se utilizan como laxante

Las semillas de chía tienen un alto contenido en fibra vegetal, lo que ayuda a un correcto tránsito intestinal. Por ello, ayudan a aliviar el estreñimiento y se recomiendan a menudo.

Se puede aplicar a los batidos, por ejemplo, para ayudar a desalojar el contenido del tracto digestivo. También ayuda a la eliminación de las toxinas presentes.

Ayudan a la depuración del organismo

Aunque este alimento nos ayuda a mantenernos hidratados al retener agua, también tiene un efecto diurético. Ayuda a la eliminación de líquidos, así como de otras toxinas atrapadas en el sistema urinario, por parte de los riñones.

Esta función se combina con la anterior, que mejora el tránsito intestinal y elimina así el estreñimiento.

Desarrollo de la masa muscular

Las semillas de chía son ricas en proteínas vegetales. Son absorbidas por el organismo para crear nuevo tejido muscular. El nivel de agua muscular también se mantiene en un nivel constante. Los músculos se mantienen en buena forma, con el tamaño y la elasticidad suficientes para realizar su trabajo.

Reduce el dolor articular

Las semillas de chía tienen un alto contenido en Omega 3, que ayuda a la desinflamación de las articulaciones. Esto también tiene el beneficio de prevenir el dolor articular.

Defender contra el daño ambiental

Las semillas de chía tienen un alto contenido en antioxidantes, como la vitamina A, la vitamina C, la vitamina E y los flavonoides, que protegen nuestras células de la oxidación causada por el entorno.

El consumo regular de semillas de chía ayuda a proteger el cuerpo de la contaminación y de los rayos ultravioleta debido a la gran cantidad de nutrientes que aportan. También contienen omega 3, que es esencial para la eliminación de sustancias nocivas como el ácido úrico. Prolonga la vida de las células.

La historia de la semilla de chía

Los aztecas utilizaban la semilla de chía, junto con el cacao y el maíz, como forma de comercio durante el sistema de trueque.

Su popularidad ha crecido en los últimos años como consecuencia de los beneficios para la salud asociados a su consumo. Se caracteriza por su capacidad de expandirse cuando se expone a condiciones de humedad, lo que le permite crecer hasta 27 veces su tamaño original y multiplicar su peso por diez.

Ahora se utiliza en las dietas de adelgazamiento como suplemento nutricional. Sin embargo, estudios recientes llevados a cabo por el Colegio Americano de Gastroenterología han advertido a la gente de que no use semillas de chía en líquidos porque pueden extenderse en el esófago y no en el estómago, causando graves problemas.

Es mejor utilizarla sólo en alimentos sólidos para que pueda empezar a expandirse en el estómago.