Saltar al contenido

¿Para qué sirve un termómetro?

¿Para qué sirve un termómetro?

El termómetro es un dispositivo de medición de la temperatura que se utiliza para controlar los cambios de temperatura. Consiste en un tubo capilar en el que el mercurio metálico líquido se expande o se contrae en respuesta a los cambios en la temperatura del medio circundante. La escala de temperatura está escrita en un revestimiento de vidrio que recubre el capilar.

Debido a su expansión lineal con mínimas variaciones de temperatura, el mercurio se ha utilizado tradicionalmente como factor indicador. A Galileo Galilei se le atribuye el mérito de ser un precursor en el desarrollo de los instrumentos de medición de la temperatura, ya que inventó el termógrafo, un instrumento de vidrio que medía la temperatura observando cómo subía el nivel de un líquido en respuesta al calor.

Santorio Santorio, científico y médico italiano, fue quien añadió una escala numérica al termógrafo de Galileo, lo que dio lugar a la invención del termómetro. Este término deriva de las palabras griegas thermos, que significa “fuego”, y metron, que significa “medir”.

¿Para qué sirven los termómetros?

Los termómetros son aparatos que calculan la temperatura en grados en el mundo, así como en el interior de un cuerpo o material. Existen termómetros calibrados para una gran variedad de usos, como la medición de la temperatura del cuerpo, de la temperatura en los espacios e incluso de la temperatura en hornos y calderas. Todos ellos tienen diferentes escalas que abarcan las temperaturas mínimas y máximas.

Los termómetros sirven para:

  • Medir la temperatura corporal
  • Pronosticar el clima
  • Detectar fiebre
  • Medir el punto de ebullición de una sustancia
  • Medir el punto de fusión de un elemento metálico
  • Medir el punto de congelación de una sustancia
  • Observar si una reacción es endotérmica o exotérmica
  • Medir la temperatura en un planeta o cuerpo lejano
  • Medir la temperatura en la preparación de alimentos
  • Medir la temperatura en la elaboración de fármacos
  • Monitorear temperatura en fundición de metales
  • Medir temperaturas en fábricas de vidrio
  • Observar la temperatura en la pasteurización de leche
  • Vigilar el riesgo de incendios o explosiones

Historia del termómetro

El primer termómetro de mercurio se atribuye al ingeniero e inventor Gabriel Fahrenheit, que modificó la forma original del termómetro para convertirlo en un pequeño tubo sellado con mercurio en su interior. Además, desarrolló su propio sistema de medición, la escala Fahrenheit.

Los puntos fijos de esta escala, al igual que la escala Celsius o Celsius, se centraban en el agua: los puntos de congelación y ebullición. Según Fahrenheit, el punto de congelación del agua es de 32°F y el de ebullición de 212°F. La escala de temperatura del dispositivo inglés es otro nombre.

Tras la invención del termómetro aparecieron varias escalas de temperatura. Además de la Fahrenheit, existen las unidades Celsius, Kelvin y Rankine.

El agua tiene un punto de congelación de 0°C y un punto de ebullición de 100°C en la escala Celsius o centígrada. Debido a la practicidad de sus valores, es la escala más utilizada en el mundo, a pesar de que no cubre las temperaturas más bajas. -273°C es la temperatura del cero absoluto.

La escala centígrada absoluta recibe su nombre del hecho de que un cambio de 1° en Kelvin corresponde a un cambio de 1° en Celsius. Incluye la temperatura más baja jamás registrada, conocida como cero absoluto, que se representa como 0K (las escalas absolutas no utilizan el símbolo de grado °). En las mediciones de ingeniería se utiliza esta escala.

Dado que un cambio de 1° en grados Rankine corresponde a un cambio de 1° en Fahrenheit, la escala inglesa absoluta se denomina escala inglesa absoluta. Incluye la temperatura más baja jamás registrada, el cero absoluto, que se denota como 0R.

Los termómetros tienen una gran variedad de formas y tamaños

Los medidores de temperatura o termómetros vienen en una variedad de formas y tamaños, y se clasifican según los materiales de los que están hechos y los rangos de temperatura que pueden medir.

Los dos más importantes son:

  • Termómetro de mercurio
  • El pirómetro

Los termómetros de mercurio tienen esta parte encerrada en un tubo capilar sellado, de manera que su dilatación se presenta a lo largo de éste y su nivel final se observa para identificar la lectura de la temperatura en la escala escrita en él, ya sea en centígrados o en inglés. Los termómetros de mercurio se agrupan en las siguientes categorías en función de su uso previsto:

  • Termómetro de uso médico (para medir la temperatura corporal).
  • Termómetro en el laboratorio (para medir las temperaturas en reacciones químicas de menor dimensión).

Los pirómetros son termómetros que pueden medir la temperatura de forma fiable sin necesidad de tocar algo. Dependiendo de su funcionamiento, hay muchos tipos diferentes de pirómetros:

Los pirómetros son dispositivos que miden la radiación de calor emitida por los cuerpos mediante un sensor que la mide y compara la lectura con una base de datos electrónica que se ha almacenado en la fábrica. Se utilizan para determinar la temperatura de los gases y productos que están fuera de control o que no deberían alcanzarse.

  • Los pirómetros de resistencia utilizan un cable que cambia de temperatura al entrar en contacto con objetos calientes, y el sistema lo registra.
  • En los pirómetros ópticos, la radiación térmica se convierte en un espectro de colores que es detectado y analizado por un sensor de infrarrojos.

Los termómetros de mercurio no pueden utilizarse a temperaturas extremadamente altas debido a los materiales utilizados en su construcción. Por ello, los pirómetros son adecuados para su uso en fábricas, laboratorios industriales y fundiciones, ya que permiten la lectura a distancia, garantizando la salud y la seguridad del trabajador que realiza la medición.

Peligros de los termómetros

Si un termómetro de mercurio se agrieta o se rompe, supone un riesgo para la salud, ya que si el elemento líquido se escapa y se toca, es extremadamente venenoso y puede causar enfermedades incluso en pequeñas dosis.

Es difícil que este elemento químico sea absorbido por los intestinos o la piel debido a su densidad. Sin embargo, es necesario evitar el contacto con él. Por ello, los termómetros de mercurio se están retirando del mercado, especialmente para evitar que los niños ingieran su contenido.