Portada » Tecnología » ¿Cuál es la función del acero inoxidable?

¿Cuál es la función del acero inoxidable?

¿Cuál es la función del acero inoxidable?

El acero inoxidable es una aleación, lo que significa que está formado por diferentes variaciones del metal hierro y otras especies químicas. Se distingue por no presentar el fenómeno de la oxidación. En presencia de humedad, la mayoría de los metales reaccionan con el oxígeno del aire ambiente y forman su óxido.

Por ejemplo, el metal hierro (símbolo Fe) se transforma en óxido ferroso (símbolo FeO), también conocido como óxido. Como la sustancia ya no se parece al metal, ya no puede realizar sus funciones.

Un grupo de metalúrgicos descubrió a principios del siglo XX que añadir aproximadamente un 10,5% en peso de cromo al acero lo hace resistente a la corrosión. Por ello, el acero inoxidable se compone de hierro con un bajo contenido en carbono y un 10,5% o más de cromo.

El acero inoxidable tiene dos características principales: es una sustancia metálica que no se oxida cuando se expone a la humedad y al aire. Por ello, puede utilizarse para sustituir a los materiales metálicos en una amplia gama de aplicaciones en las que esos materiales podrían oxidarse y ser menos duraderos.

El acero inoxidable se utiliza en las siguientes aplicaciones

  • Creación de contenedores de almacenamiento de productos químicos
  • Creación de recipientes para alimentos
  • Creación de componentes de equipos
  • Cubiertas para electrodomésticos de los fabricantes
  • Desarrollar utensilios
  • Fabricar herramientas.
  • Fabricar mesas para laboratorios químicos.

Fabricar recipientes para productos químicos

El acero inoxidable es el material más utilizado para construir grandes contenedores en varias industrias, incluida la química. Los depósitos cilíndricos de las plantas de producción de ácido sulfúrico H2SO4 deben ser capaces de almacenar este material corrosivo sin reaccionar ni degradarse.

Al combinar el acero tradicional con un 10,5% (o más) en peso de cromo, surge una película pasiva que constituye una superficie químicamente impermeable al oxígeno y a otros agentes corrosivos. El acero inoxidable se distingue de otros aceros y metales por esta película.

El uso de acero inoxidable en la construcción de contenedores para ácidos y álcalis concentrados es una necesidad de seguridad, ya que protege a los operarios y al resto del personal que debe entrar continuamente en los grandes depósitos. Este acero garantiza que el producto químico que hay en su interior no provocará su rotura o destrucción.

El uso de acero inoxidable, por otra parte, significa que la consistencia del producto confinado no se verá afectada. Si el depósito está fabricado con un material metálico común, el ácido o el álcali de su interior puede verse inevitablemente contaminado por las partículas producidas por la oxidación. El acero inoxidable es prácticamente inerte, lo que permite que el material almacenado permanezca puro.

Fabricación de contenedores para alimentos

Los tubos y la maquinaria de acero inoxidable se utilizan en la industria alimentaria como medida de control de calidad, ya que el material no reacciona con los productos. Para garantizar la protección del producto acabado, es importante mantener un alto nivel de higiene en las plantas donde se pasteuriza y envasa la leche o cualquier otro alimento líquido.

Si las tuberías y la maquinaria están hechas de metales propensos a la oxidación, la leche o los zumos pueden adquirir un ligero color anaranjado debido a la presencia de óxido, comprometiendo la protección y la consistencia del alimento. Este grado de contaminación no se puede tolerar, ya que supondría importantes pérdidas económicas para la empresa.

El acero inoxidable protege de la contaminación los granos, las masas, los aceites, las bebidas y todos los demás alimentos sometidos a procesos de transformación. El uso de este material también está definido en la normativa oficial, lo que garantiza que todas las instalaciones de procesamiento de alimentos se ajusten a una serie de directrices que les obligan a trabajar de forma responsable.

Creación de componentes de equipos

El proceso de oxidación hace que las piezas mecánicas de la maquinaria pesada se desgasten y corroan, por lo que algunas de ellas se fabrican en acero inoxidable. Por supuesto, el uso de este acero tiene un coste mayor, pero la dureza y la resistencia a la corrosión química merecen la pena.

Los componentes de acero inoxidable se comportan de forma consistente y cooperan con el funcionamiento de la máquina cuando están correctamente lubricados. Este acero tiene una serie de ventajas mecánicas sobre los aceros tradicionales, entre ellas que no se vuelve frágil a medida que avanza la oxidación.

Se fabrican cubiertas para electrodomésticos

La chapa de acero inoxidable se utiliza para fabricar cubiertas de electrodomésticos como hornos microondas, tostadoras, frigoríficos, lavadoras y secadoras por su aspecto metálico elegante y duradero.

Los clientes que prefieren estilos uniformes que puedan combinarse en diversos entornos prefieren los acabados de acero inoxidable. Además, gracias a las propiedades del material, como la resistencia a la corrosión y la baja reactividad química, es muy fácil de limpiar y no suele mancharse cuando se expone a sustancias agresivas.

Creación de utensilios

Con el acero inoxidable se pueden fabricar varios utensilios, entre ellos:

  • Espátulas
  • Cucharones
  • Brazos de la batidora
  • Cucharas
  • Tenedor
  • Cuchillos
  • Sartenes para freír

Como no se oxidan, garantizan que los alimentos que se cocinan no se contaminen con óxido u otros compuestos químicos que hayan quedado de una reacción anterior. Para cocinar, hornear y hacer gastronomía, son una alternativa higiénica.

Desarrollo de herramientas

El acero inoxidable es un buen material para combinar con ciertos diseños de herramientas. Una de las composiciones más habituales es la de los porcentajes de cromo y vanadio en los componentes mecánicos, que aportan mayor dureza y durabilidad.

El componente de manipulación manual, como el mango de los destornilladores o los brazos de los alicates, puede ser de acero inoxidable. Los plásticos, en cambio, se utilizan habitualmente para estos.

Para evitar enfermedades infecciosas como el tétanos por el contacto de la piel con el óxido, los mangos y brazos de las herramientas son de acero inoxidable o plástico.

Creación de mesas para laboratorios que trabajan con productos químicos

Los reactivos químicos son abundantes en los laboratorios químicos, bioquímicos y farmacéuticos. Estos, algunos de los cuales son más propensos a funcionar que otros, pueden causar daños a las superficies de trabajo que no están hechas de acero inoxidable.

Los derrames accidentales de ácidos y álcalis diluidos y de mediana concentración no son rival para las mesas de laboratorio de acero inoxidable. Es fácil limpiar estos desaguisados para poder volver al trabajo, tanto si se trata de estandarizar sustancias como de estudiar fármacos y formas de vida.

Deja una respuesta