Portada » Tecnología » ¿Para qué sirve el disco duro?

¿Para qué sirve el disco duro?

¿Para qué sirve el disco duro?

Uno de los componentes más esenciales de un ordenador es el disco duro. Se trata de un dispositivo magnético diseñado para almacenar datos; es el hardware o parte física encargada de almacenar los programas, el sistema operativo y la información que permite el funcionamiento de la máquina.

El disco duro cumple una función esencial, ya que almacena y gestiona toda la información y las funciones que se aplican o descargan en el dispositivo; también ayuda al sistema operativo a permitir que el usuario se comunique con el ordenador y cumpla sus objetivos.

El disco duro recibe su nombre por su naturaleza y materiales rígidos, mientras que otros discos magnéticos, como los disquetes y los discos magnéticos de la década de 1980, están hechos de materiales más versátiles. El resto de la máquina no tendría ningún valor sin él. Sin él, el resto de los componentes del ordenador no serviría para nada, porque es, junto con las tarjetas controladoras, el cerebro del ordenador.

¿Para qué sirve el disco duro?

Un disco duro tiene dos propósitos principales en la informática:

  • Almacenar datos
  • Actuar como conexión entre el software y el resto del hardware.
  • Este último mediante programas e instrucciones interpretadas por las tarjetas controladoras.
  • El disco duro, en general, sirve para:
  • Gestionar el sistema operativo
  • Guardar los detalles.
  • Los programas que se deben guardar
  • Organizar los archivos
  • Interactuar con otras aplicaciones
  • Deben guardarse los vídeos
  • Almacenar texto
  • Almacenar audio
  • Jugar a juegos en la tienda
  • Descargar e instalar juegos.
  • Instalar programas
  • Apoyar el funcionamiento del sistema operativo y otros servicios

¿Cuál es la función de un disco duro?

El disco duro es una caja metálica hermética de aluminio. Contiene un grupo de discos de aleación magnética conectados por un eje, que impide que se muevan de forma independiente y les permite girar a una gran velocidad de hasta 9600 revoluciones por minuto. Esto gracias a un motor que funciona mediante un cable de corriente.

En cada uno de los discos o platos se encuentran unos pequeños cabezales de lectura y escritura, alimentados por un electroimán, que se encargan de grabar la información en el disco duro mediante un proceso electromagnético.

Esto se consigue sin que los cabezales entren en contacto físico con los discos, ya que flotan entre ellos sin tocarlos, y su método de almacenamiento de información es mediante descargas electromagnéticas, similar a lo que ocurre en los disquetes, que graban datos en ambas caras de los discos alterando su superficie.

Las partículas de polvo pueden interferir en el funcionamiento de los cabezales y provocar un error de lectura, por lo que es importante que los discos duros estén herméticamente cerrados. Incluso los datos actuales pueden corromperse, dejando el disco duro inoperativo o inutilizable.

La humedad también puede influir en la actividad del disco duro; por ello, hay desecantes de sílice en su interior, ya que cualquier indicio de oxidación en los cabezales puede cambiar las lecturas y deteriorar el rendimiento del dispositivo.

El magnetismo y el sobrecalentamiento son otros dos factores que pueden dañar los discos duros; por ello, la carcasa está hecha de aluminio, que es un metal no magnético que permite que el calor se disipe más fácilmente.

El disco duro se comunica con el resto de los componentes del ordenador a través de un circuito electrónico que incluye tarjetas controladoras como:

  • La placa base
  • El procesador del ordenador
  • Las tarjetas de almacenamiento de datos

Los cables de datos unen todos los módulos, que se alimentan de los cables de alimentación que se conectan a la fuente de alimentación.

Deja una respuesta